Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Ideas |

Por una causa noble

Por: Jaime García Elías

Por una causa noble

Por una causa noble

Como preámbulo a la Tercera Temporada 2016, que incluye tres presentaciones en el Teatro Juárez de Guanajuato –su primera vez en 44 años del Festival Cervantino—, el concierto por el CL Aniversario de la inauguración del Teatro Degollado, la puesta en escena de la ópera Otelo, etc., la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), la soprano Bárbara Padilla y el Coro del Estado de Jalisco aportaron la materia prima para La séptima versión anual del concierto Un Canto de Amor por México, la noche del jueves en el Teatro Degollado.

>

Faltó poco para el lleno en la sala, en una velada cuya taquilla se aplica a la labor asistencial que Galilea 2000, A. C., realiza en beneficio de enfermos en situación de pobreza y desamparo. Y aunque la nobleza de la causa y el hecho de que el público fuera diferente al habitual no significa que deba bajarse el nivel de la exigencia, por más que deban hacerse algunas concesiones. Entre éstas, discursos, entregas de reconocimientos y reacomodos de piano, sillas y atriles, lo que redundó en un ritmo discontinuo de la función.

>

El programa fue variopinto. Los mejores momentos, musicalmente hablando, estuvieron a cargo de la Filarmónica, dirigida esta vez por Enrique Radillo. El Huapango, de Moncayo –con mención honorífica al dúo de trombón y trompeta—, con que se abrió la sesión, y la Suite No. 2 de El Sombrero de Tres Picos, de Falla, en la parte central de la segunda etapa, permitieron que la OFJ diera sendas muestras de su excelente nivel actual.

>

Bárbara Padilla era la estrella del programa. Joven, guapa, dueña de una voz infinitamente más educada que la generalidad de las cantantes populares, pero a la que aún le faltan la madurez y la expresividad necesarias para ser soprano operística, interpretó inicialmente la Habanera, de Carmen, de Bizet, más aplicada a mostrar coquetería corporal que intención en el canto. Siguió, apoyada en el micrófono, con Ya lo sé que tú te vas, de Juan Gabriel (inevitable) y Granada, de Lara, para cerrar el programa con Guadalajara, de Pepe Guízar; Júrame, de María Greever, y Time to say good bye.

>

El Coro del Estado, con acompañamiento de piano —¿por qué, si ahí estaba la orquesta?— aportó Fuoco de gioia, de Otelo, de Verdi, y el son cubano Prende la Vela.

>

Lee También

Comentarios