Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Polémica tras polémica

Polémica tras polémica

Polémica tras polémica

El tema de la familia siempre será un tema delicado. Dicen los que saben de escribir guiones, que si se atora algo en el conflicto de los protagonistas, haz a los personajes familiares y harás interesante la historia. ¿Será?

Veo en redes sociales los múltiples comentarios en contra de la marcha “por los niños” y “la familia tradicional”. Sí, así entre comillas y toda la cosa.

Esto ya había sucedido. Es decir, un grupo de familias o ciudadanos tradicionales, por decirlo de alguna manera, marchan en defensa de los niños. Suena bonito. Cuando realmente parece una marcha en contra de la adopción por parte de los matrimonios igualitarios. O sea, gays. Suena reaccionario. Claro. Sin embargo, no me gusta defender a priori ni porque tenga amigos gays, ni porque esté en contra de todo lo tenga tufo religioso (es decir una postura vertical e irrefutable que tiene como escudo una moral dudosa). Tampoco me parece que abone a construir ningún tipo de buena sociedad el hecho de que los debates se hagan por “face” a título personal.

Creo que defender de manera liberal la adopción en matrimonios igualitarios a priori es un error. Como defender la misma circunstancia en matrimonios tradicionales. Me parece honesto y necesario que todo ciudadano tenga los mismos derechos. Punto. Es un tema de construcción de sociedad, de justicia y de derecho y en estas últimas áreas —digamos— tiene que ver el Estado. Lo que quiero decir, es que está muy bien que el Estado apruebe familias no tradicionales, pero ese mismo Estado también debe y es urgente que revise la situación en la que se encuentra, se vive y se desarrolla en una familia tradicional.

Es decir, se debe cuestionar tanto la adopción en un lado como en otro. No es que la comunidad lésbico-gay deba adoptar o no. Es que en miles de hogares de familias “funcionales” “tradicionales” y “muy católicas” se da el maltrato, la violencia, la falta de atención, educación, etc. Es decir, antes de debatir si Chivas o Atlas deben adoptar, deberíamos revisar las estructuras que tenemos y las formas y motivos en los que hemos crecido en comunidad. Y veremos que algo no funciona. Estoy de acuerdo, un niño debe tener un papá y una mamá… yo agregaría… sanos, funcionales, con mucho trabajo personal.

Cualquier núcleo familiar debe ser revisado y el Estado debe poner atención a eso, no es un asunto de gremios si no de educación infantil, de formación de humanos, ciudadanos y gente de bien.

No creo que la adopción en matrimonios igualitarios deba ser satanizada pero ojo liberales, tampoco santificada. Pero lo mismo digo para la hermosa y disfuncional familia tradicional. Buena semana.

Lee También

Comentarios