Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Octubre 2019
Ideas |

Paradojas

Por: Jaime Gallardo

Paradojas

Paradojas

Este mediodía en el Estadio “Antonio Vespucio Liberti” de Buenos Aires se jugará la final de la Copa América entre Uruguay y Paraguay, el Monumental del Barrio de Núñez es el máximo escenario del futbol argentino y que hoy es la casa de un equipo de la Segunda División como es River Plate; a la gran final los guaraníes llegan sin haber ganado un solo partido, considerando que para la estadística cuando un partido se define en penales se marca como empate, los de Martino derrotaron a Brasil y Venezuela en las series de tiros penal y si el encuentro de hoy también se resuelve en disparos desde los 11 pasos, los paraguayos podrían coronarse campeones  sin que estadísticamente se registre triunfo alguno en algo que a todas luces parece inequitativo, en contraparte también es cierto que los paraguayos no han sido derrotados; sin embargo, por su manera de jugar, la calidad de los jugadores que tiene, su eficiente juego de conjunto y la capacidad de su entrenador, Uruguay es el gran favorito para ceñirse la corona el evento sudamericano agregando la propuesta de un juego agradable es lo que les ofrece la escuadra de Óscar Washington Tabárez a los aficionados, propios y extraños.
El arbitraje mexicano es hecho añicos cada fin de semana; se critica a más no poder el trabajo de los silbantes muchas veces con razón, pero muchas otras también sin tenerla, sin embargo cuando en México se observan partidos de otras latitudes y más ahora, luego de una competencia internacional que es capaz de captar la atención de los aficionados y más ahora con la Copa América, los fanáticos pueden ver encuentros de otras latitudes y a la vez comparar con la labor de los silbantes domésticos sacando como conclusión que el arbitraje de acá es mejor que el de allá revirtiendo las ásperas críticas en un exagerado elogio a los silbantes que en algunos casos va sustentado en el nacionalismo más que en la objetividad. La síntesis es sencilla trabajando en otros países la labor de los árbitros mexicanos es buena. En contraste cuando desempeña en los partidos de la liga son de lo peor, pero así es esto. La Federación Mexicana quiere tenerlo todo, luego de ser sede Mundial Sub-17 de inmediato se apuntaron para tener la posibilidad de albergar el Mundial Sub-20, y siguen intentando convencer a Conmebol que les permita organizar la Copa America del año que sea, o si no ya de perdida organizar algún evento conjunto con la Concacaf; al Tri le encantaría jugar en Sudamérica donde tiene mayor escaparate los rivales de jerarquía, y poco resiste a los coqueteos sudamericanos, pero en contraste quiere seguir jugando las eliminatorias mundialista en la Concacaf, cosa que lo convierte en participante casi permanente de los torneo importantes, y mientras se siguen recordando las épocas de Joaquín Soria Terrazas, en las que México era prácticamente el dueño del área, ahora con directivos poco capaces de hacerse valer y saber negociar, se sigue divagando en el deseo de tenerlo todo. Comentarios: marcapersonal.informador@gmail.com Twitter @mark_personal

Lee También

Comentarios