Jueves, 13 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

¿No pagamos por unos pasteles?

Por: Carlos María Enrigue

¿No pagamos por unos pasteles?

¿No pagamos por unos pasteles?

En esta época donde uno reduce su información a lo que ve en un meme en Facebook, no es raro que demos por descontado el que en él se encierre toda la verdad del mundo.

>

Así, ante la amenaza de la construcción de un muro en nuestra frontera con Estados Unidos —amenaza que, de ganar Trump sería probablemente una de las menos graves comparadas con la posibilidad de terminar con la vigencia del Tratado de Libre Comercio o las deportaciones masivas con las que también ha amenazado— no falta el paisa que decide hacer la referencia al pasado para demostrar que los mexicanos somos muy fregones.

>

Así, entre chiste y no, gente ha afirmado con mucha flema que “si no pagamos por unos pasteles, mucho menos pagaremos por un muro”. Esto en clara referencia a la primera intervención francesa.

>

Ahora bien, haciendo un poco de memoria recordaremos que dicha intervención surgió como resultado de reclamaciones que hicieron ciudadanos franceses avencindados en México por distintos daños que afirmaban haber sufrido; dichos daños ascendían a seiscientos mil pesos. Entre los franceses que se decían dañados estaba un restaurantero de apellido Remontel quien exigía se le indemnizara con sesenta mil pesos – no de los de ahora, sino de aquellos que estaban respaldados en oro – por daños que causaron unos militares mexicanos en su local.

>

Fue precisamente por lo disparatado del reclamo, puesto que se decía que dicha fortuna se cobraba por unos pasteles que no se habían pagado, que el conflicto se bautizó como “La Guerra de los Pasteles”.

>

¿Qué supuso esta intervención? Muy sencillo, que los franceses bloquearan durante ocho meses los puertos del Golfo de México impidiendo al gobierno cobrar aduanas y afectando severamente el flujo comercial nacional puesto que además incautaron los barcos que estaban en puerto. Aquí debemos entender que, en aquel entonces, los puertos del Pacífico eran económicamente marginales frente a los del Golfo.

>

¿Cuál cree usted que fue el resultado de esa intervención? Muy sencillo nuevamente, tras haber recibido refuerzos navales los franceses exigían que les pagaran íntegramente las reclamaciones de seiscientos mil pesos, un pago de doscientos mil pesos por el costo de la expedición así como que se dieran garantías de que sus connacionales no volverían a sufrir afectaciones junto con ciertas ventajas comerciales. De todo esto, el gobierno mexicano solamente cedió en que dentro de los treinta días siguientes pagaría plenamente la indemnización que se reclamó originalmente, es decir los seiscientos mil que se reclamaron en un principio.

>

Por eso, precisamente por eso, es que suena grave la amenaza actual pues si bien fue condenable la actitud del presidente invitando a Trump pese a sus constantes insultos, otros momentos históricos como la propia Guerra de los Pasteles —en el que el presidente Bustamante se negó siquiera a negociar inicialmente con los franceses— nos demuestran que el resultado objetivo acabó siendo también negativo para el país.

>

Así, bien cabría medir el desparpajo con el cual ninguneamos tan riesgosa posibilidad.

>