Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Ideas |

Microsismos

Por: Laura Castro Golarte

Microsismos

Microsismos

Yo no sé si es el manejo mediático, como a cuenta gotas (me queda esa impresión, rara), o qué, de la información relativa al montón de conflictos en diferentes puntos de la geografía nacional que se han estado abordando (para análisis, crítica o información) como hechos aislados. Y no es que haya una conexión precisa entre ellos pero sí un común denominador: son producto de omisiones o de malas y pésimas decisiones de actores de la esfera gubernamental.

Otro aspecto que comparten es que en la mayoría están involucrados jóvenes, el sector de este país más talentoso y más descuidado y abandonado por el Estado y diversas instituciones, pero fundamentalmente por el Estado, por el Gobierno federal pues para que no haya confusiones, aunque, debo decir que el esquema se repite en todas las entidades federativas y en todos los municipios. Hasta ahora no conozco excepciones.

Digamos que cada uno de estos conflictos es un microsismo: puedo empezar con Tlatlaya. La masacre de 22 jóvenes (está en veremos si eran delincuentes o no, la información es ambigua, creo que deliberadamente ambigua) en esa comunidad del Estado de México que se mantuvo en silencio hasta que la información llegó a la prensa internacional y desde ese foro adquirió otra dimensión. Las decisiones en torno a estos hechos son malas por donde se le vea, no hay nada justificable, absolutamente nada. Eran jóvenes, algunos menores de edad. Incluso si se comprueba que eran delincuentes, no son buenas noticias para el Estado porque sería una evidencia de su propia descomposición e incapacidad. Elementos del Ejército, por su cuenta (#yosoy26), están convocando a una marcha (expresamente sin el aval de la Sedena) que, si todo sale como se ha anunciado, será el día de hoy, para defender a los soldados que han sido detenidos por esta matazón.

Otro microsismo en el que participan jóvenes también es el problema en el Instituto Politécnico Nacional, el más atendido de todos (¿por qué será? ¿será acaso el tamaño del miedo?). El pasado 24 de septiembre se aprobó un reglamento que despertó las más airadas protestas entre los activos, informados y politizados estudiantes del IPN. Y todavía el día de ayer el secretario de Gobernación se reunió con una comisión de jóvenes para revisar el pliego petitorio; por lo pronto, se adelantó —ahora sí— la renuncia de la directora general, Yoloxóchitl Bustamante. Increíble escuchar al responsable de la política interior del país decir: “La neta, como ustedes digan”, dirigiéndose a los muchachos (¿cómo no le responde así a todos los mexicanos?).

Y esta actitud, precisamente, aviva otro microsismo ya desatado en Ayotzinapa, Guerrero, luego de que estudiantes de la Normal en esa localidad, fueran atacados por policías en la ciudad de Iguala. ¿A qué actitud me refiero? A que en la concepción de los jóvenes para el Gobierno hay estudiantes de primera (los del IPN) y de segunda (los de Ayotzinapa o de cualquier otra normal).

En el ataque que cito murieron dos jóvenes y hay desaparecidos. Las demandas de los estudiantes de normales rurales son las mismas desde hace años, particularmente el pase automático; ¿y quién está de acuerdo con eso cuando debería ser la excelencia académica el criterio de selección? Sin embargo, fue el mismo Estado el que ideó el sistema y ahora lo desconoce, lo soslaya y, por supuesto, los jóvenes quieren que se mantenga el mismo paquete de privilegios que el gobierno diseñó para controlar y corporativizar y manipular. Si no se van a respetar las mismas condiciones impuestas y no hay nadie en el Gobierno capaz de gestionar y negociar para cambiar el sistema, este conflicto nunca acabará.

El otro microsismo no tiene que ver con jóvenes como sector pero sí con una parte importantísima de México: los yaquis y su lucha por la defensa de sus tierras y su agua.

Todos estos microsismos (las manifestaciones se registraron en 12 estados, más de la tercera parte del total de entidades), más la noticia por ejemplo de que los niveles de inseguridad aumentaron en Jalisco o de que los maestros de la Sección 22 en Oaxaca bloquearon, ayer viernes, centros comerciales de la capital para exigir que se atiendan sus propuestas para la reforma educativa, hacen un gran sismo, un movimiento telúrico de proporciones inconmensurables que el gobierno simplemente ignora pero que da cuenta de que, efectivamente, algo se está moviendo en diferentes puntos del país ante la estupefacción, aletargamiento o ceguera simplemente, de quienes deben atender estas demandas con el mismo rigor y compromiso, con la firme intención de resolver, de parar, de estabilizar con visos de mejora no de represión.

Pero no: muchachos que participaron en la marcha multitudinaria (25 mil aproximadamente nada más en la Ciudad de México) conmemorativa de la matanza de estudiantes en 1968 afirman que el Estado mexicano ha declarado la guerra a los jóvenes mexicanos. Muchos microsismos se pueden volver incontrolables.

Lee También

Comentarios