Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 24 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Mexico, marca abollada

Por: El Informador

Por: Pablo Latapí

Tuvimos la oportunidad de participar en un foro sobre “México como marca País” en la UNIVA, aquí en Guadalajara, y qué gran oportunidad para dar rienda suelta a las reflexiones sobre lo que nos dice a nosotros la sola palabra, independientemente de lo que quieran los políticos que diga.

Si hablamos de México como marca, es importante pensar en lo primero que se nos viene a la mente: es toda una suerte de cosas buenas y malas. Es un país, es cierto, pero: ¿qué país?

Está desde luego toda la cadena de emociones, afectos, festejos e irreverencias, que nos hacen sentir orgullosos, pero que van de la mano de una serie de autodevaluaciones que tienen que ver con cuestiones culturales, y que nosotros mismos nos hemos encargado de subrayar (consciente o inconscientemente) para hacernos creer que somos un país menor, con gente con poca categoría.

A mí me gusta hablar, por ejemplo, de lo que fue el Mundial de Futbol. Mientras los secretarios y secretarias de turismo pretender vender una imagen forzada de un país que no es, quien más ha hecho por la marca México en los últimos años fue Miguel Herrera con su autenticidad en las celebraciones y festejos en los partidos, arropado por la maravillosa fiesta de nuestros paisanos en las tribunas que, en el país de los carnavales, convirtieron el asistir a un partido de futbol en un auténtico carnaval.

Gracias a eso fuimos muy felices a lo largo de los cuatro partidos de futbol en que participó nuestro país, hasta el momento en que quedamos eliminados en los últimos minutos del último partido.

Eso fue construir sin proponérselo una buena marca.

Pero, nosotros, como sociedad, ¿con qué nos quedamos? Con todo lo opuesto: nos encargamos de señalar que “como siempre” se perdió, una vez más no se pudo”, y en lugar de hablar del color de la afición y sus disfraces, resaltamos a un inadaptado que en plena borrachera se arrojó desde un crucero, o un par de políticos que toquetearon a una mujer y golpearon a su marido.

Y el ejercicio, en lugar de buscar lo positivo y bueno que nos dejaron esos partidos, destaca referencias de cómo México “nunca pasó del cuarto” partido, cómo en cada Mundial no ha faltado el que llamamos “típico mexicano” que fue y se orinó en la llama del Arco del Triunfo en París, el que le puso un sombrero a una estatua de Nelson Mandela en Sudáfrica, o el que se quedó varado en un aeropuerto de Alemania por tremenda borrachera. Esos son los menos.

Y olvidamos que en otros países hay sectores radicales de aficionados mucho más violentos, que provocan verdadero vandalismo y destrucción en bares y restaurantes, y nosotros nos quedamos con la “mexicanada”, que afortunadamente es mínima frente a todo lo bueno.

Y entonces, más importante que la marca de México que pretenda vender el Gobierno (que siempre generará desconfianza y duda) está el concepto de país que nosotros tenemos, y desafortunadamente es desmoralizante, cuando hay cientos de cosas que podrían empezar a cambiar esa percepción. Reflexiones en fin.
 

Lee También

Comentarios