Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 17 de Septiembre 2019
Ideas |

Megaproyectos autoritarios

Por: Rubén Martín

Megaproyectos autoritarios

Megaproyectos autoritarios

El territorio de Jalisco se está reorganizando desde hace dos décadas, como parte de la reorganización capitalista que se opera en México y el mundo. Basta mirar los proyectos de inversión concretados en la pasada década, registrar los proyectos actuales y los que están por concretarse para constatar el drástico reordenamiento del territorio.

>

Si miramos una  fotografía de la Zona Metropolitana de Guadalajara de hace 10 años y la comparamos con una postal actual, se verá nítidamente cómo cambió el paisaje de la ciudad. Superposiciones semejantes pueden hacerse en la costa de Jalisco donde el paisaje ha sido drásticamente por las inversiones turísticas, inmobiliarias, acompañados de proyectos de gobierno. Uno de los cambios más notables del territorio de Jalisco ocurre a partir de las concesiones mineras. En una década el gobierno federal concesionó una cuarta parte del territorio estatal para explotaciones mineras.

>

Este cambio se está operando, particularmente, por el desarrollo de una veintena de megaproyectos hidráulicos, turísticos, carreteros, comerciales e inmobiliarios. Se habla de megaproyectos cuando aumenta la escala territorial, de capital y especialmente por las afectaciones o cambios que provocan en las comunidades, pueblos y barrios.

>

Alguno de los megaproyectos en curso en Jalisco son: la Línea 3 Tren Ligero, El Zapotillo tanto la presa como el acueducto a León, Chalacatepec, la aeropista en Costalegre, el  Macrolibramiento de la Zona Metropolitana de Guadalajara, el Macrolibramiento de Puerto Vallarta, terminal Marítima Puerto Vallarta, ampliación del Aeropuerto de Guadalajara y Proyecto Yolkan en el Cerro de la Reina.

>

Otro boom muy importante tiene qué ver con los megaproyectos inmobiliarios en curso: Ciudad Creativa Digital, Iconia (antes Puerta Guadalajara), Distrito La Perla, Mid Town Guadalajara (Chiva Mall), Espacio Galería (Arcos Guadalupe), y el detenido proyecto JVC en El Bajío, pero que se arrancó con el Estadio Omnilife de las Chivas.

>

En casi todos ellos se pueden registrar oposición de vecinos, pueblos o comunidades porque jamás se les consultó sobre los proyectos impulsados ya sea por inversión pública o capital privado. Aunque se hable de inversiones y obras de interés común y que, supuestamente, algunas promoverían el desarrollo de las comunidades, se puede afirmar que prácticamente todos los megaproyectos en curso en Jalisco encuentran resistencias sociales debido a que son impuestas de manera vertical y autoritaria por los gobiernos en turno.

>

Así ocurre, por ejemplo, en el megaproyecto hidráulico de El Zapotillo, cuya oposición a la presa como al acueducto se ha manifestado desde hace una década, o el proyecto de Chalacatepec cuestionado por los ejidatarios que denuncian despojo de tierras. Muchos de los proyectos se fundan el despojo de tierras, como es el caso del proyecto turístico de Chalacatepec, en el Ejido José María Morelos de Tomatlán, o en el desarrollo inmobiliario en Arcos de Guadalupe a partir de la legal cesión de un parque público.

>

Justificados como una necesidad del “desarrollo”, curiosamente la mayoría de los megaproyectos tienen el consenso de toda la clase política. En el lado opuesto, también en las comunidades, pueblos y barrios hay consenso de rechazo a los megaproyectos, estas modalidades de acumulación que afectan y trastocan la reproducción de la vida de millones de jaliscienses.

>

Lee También

Comentarios