Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Los retos de la relación México-Estados Unidos

Nunca, desde la época de las dos infaustas invasiones de Estados Unidos (EU) a México (1847 y 1914), la relación entre ambos países había sido tan difícil como ahora. Durante esos acontecimientos, nuestro país había sobrellevado un contexto interno poco favorable: en el siglo antepasado, el pueblo se encontraba confundido, abrumado e indiferente, lo que daba lugar a un sentimiento patriótico o nacional difuso y débil. Para decirlo en palabras de Mariano Otero: no existía “eso que se llama espíritu nacional porque no hay (había) Nación”; mientras que a inicios de la centuria pasada, la República se veía inmersa en plena lucha revolucionaria, en donde se enfrentaban las tropas armadas de Huerta y Carranza. Hoy día, la situación política de la Nación experimenta tiempos igualmente alarmantes: un casi nulo respaldo de aprobación al Primer Mandatario –que como jefe de Estado representa a la Nación– dificulta un apoyo o un frente de unidad nacional contra las agresiones a nuestro país por el Presidente de los EU. Tanto en antaño como en ogaño, los momentos de difícil relación que hemos sostenido con el país vecino se han visto acompañados de un contexto interno adverso y complejo.
   
No debemos perder de vista el mayúsculo problema que afrontamos, pues poco más de 12 millones de mexicanos viven en los EU; y, de éstos, cerca de la mitad son indocumentados. A esta cifra se suman otros 22.3 millones que, si bien nacieron en los EU, se consideran mexicanos. Estamos hablando de casi 35 millones de mexicanos residiendo en un país que prác ticamente les ha declarado la guerra dentro de su territorio. En buena medida, en nuestros migrantes descansa la paz social y parte importante de la economía de nuestro país: en 2016, las remesas ascendieron a 553 mil millones de pesos, mientras que el programa social y de combate a la pobreza más importante de la Federación, PROSPERA, alcanza apenas los 82 mil millones de pesos.
   
A circunstancias desafiantes, obligados cuestionamientos: ¿qué hacer?
   
La mejor fórmula para enfrentar las órdenes ejecutivas de Trump es entender que en EU el poder controla al poder: las violaciones a los Derechos Humanos de nuestros connacionales pueden ser combatidas en los Tribunales de EU. Para ello, resulta imprescindible echar a andar nuestra mejor arma: la red consular de México en EU es la más grande que tenga un país en otro (50 consulados) y la segunda más grande del Mundo con 67 (EU tiene 91 en todo el Globo). Esta red será apoyada con mil millones de pesos (que INE devolvió de las “torres de la ignominia”) para defensoría jurídica y legal de nuestros connacionales en materia de deportaciones y, en su caso, confiscación de remesas. Insisto, en un país de leyes, como lo son los EU, esto tiene importancia sustantiva.
   
El otro punto que debería incluir nuestra estrategia es definir de manera integral la lucha contra el narcotráfico, es decir, los esfuerzos empleados para la detención del tráfico de drogas a los EU deben ir acompañados de una similar empresa que haga lo mismo con el tráfico ilegal de armas. De no ser así, EU seguirá poniendo las narices y nosotros los muertos.
   
Finalmente, negociar en paquete todos los temas (seguridad, drogas, migración, TLCAN) puede dejar mejores resultados que hacerlo por aislado. Y exigir un diálogo personal y fructífero entre ambos jefes de Estado puede ser más provechoso que hacerlo con enviados.

Lee También

Comentarios