Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 21 de Septiembre 2019
Ideas |

Los nuevos calvarios

Por: Lourdes Bueno

Los nuevos calvarios

Los nuevos calvarios

Son caminos dolorosos y, para ellos, inesperados. Nadie les dijo lo que seguiría y si algo supieron, en su vehemente ingenuidad no lo creyeron. La falta de información, la desatención del sistema de educación, el abandono familiar y la necesidad de afecto les jugaron una mala pasada. Y el resultado son los embarazos en adolescentes. Una condición que afecta a más de 9 millones de mujeres adolescentes en el país, sin que hasta ahora haya una estrategia del Estado, ni de nuestro estado, para enfrentar esta creciente problemática.

>

El problema se generaliza en Jalisco, pero se agudiza en los sitios turísticos, Puerto Vallarta es uno de ellos, donde las madres de familia deben trabajar turnos extensos dejando a la familia, a los hijos sin su indispensable atención. Luego, los adolescentes buscan esa atención y tratan de satisfacer su necesidad de cariño en un espejismo, pagando un precio alto, muy alto. Porque de pronto quienes eran apenas unas niñas, se ven en procesos inesperados de una maternidad no sólo no deseada, sino abrupta y peligrosa.

>

Porque los embarazos en las adolescentes son cuatro veces más riesgosos que los embarazos en una mujer adulta joven, lo que complejiza esta condición ya de suyo difícil. Porque involucra también enfrentar una dura realidad en edades muy tempranas, dar la cara a sus padres con una injusta carga de culpa que los hunde en la recriminación propia, de su familia, de su escuela y de la sociedad sin que en ningún momento surja el apoyo que ellas requieren.

>

Porque dentro del sistema de educación público y el público que se otorga de manera privada, cuando alguna alumna menciona o se descubre su embarazo, es regla general pedirle abandonar sus estudios con el argumento de que resulta un mal ejemplo para sus compañeras y compañeros...Mirada cobarde de un sistema que ha dejado los programas de planificación familiar y que no ha cuidado los derechos sexuales de las y los adolescentes, negando información básica que los hubiera puesto en alerta o, incluso, que les hubiera podido evitar esta dolorosa trampa.

>

Porque el primer exclusor social de estas pequeñas madres es el sistema de educación, con la imposibilidad para ellas de continuar sus estudios, porque el sistema no ha previsto una estrategia que ofrezca en sus mismas escuelas educación presencial y a distancia para casos como estos. Así el abandono escolar, que realmente es abandono del sistema, sucede para continuar con la falta de empleo, o el empleo precario y abusivo, con lo que otra vez el círculo de la desatención infantil se inicia. Madres adolescentes, niños desatendidos. Y entonces es claro el porqué la pobreza no se reduce, sino que es alimentada por la ausencia de políticas de bienestar social para niñas y adolescentes.

>

Y en este círculo que apresa a las y los adolescentes, es usual que la unión libre de estos jóvenes se abra paso en la formación de una frágil y precaria familia que se romperá en poco tiempo, produciendo antes otros embarazos no deseados.

>

Es por ello que los programas estatales y municipales intersectoriales para los adolescentes deben crearse, especialmente los dirigidos a los últimos años de la educación primaria y en el nivel secundaria. Porque no apoyarlos en la prevención y la protección del embarazo, sería continuar el abandono de esta población. Sólo que esta vez será a sabiendas del incumplimiento de la obligación del Estado, que empuja a los adolescentes a recorrer estos dolorosos calvarios.

>

Lee También

Comentarios