Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Los “lengua larga”

Los “lengua larga”

Los “lengua larga”

La semana pasada recibimos la noticia del asesinato de Javier Valdez, el compañero periodista que durante más de 20 años se concentró en la parte más cruda y violenta de vivir en México. Durante su discurso al recibir el Premio Internacional a la Libertad de Prensa del Comité Para la Protección de los Periodistas en 2011, mencionó que “hacer periodismo es caminar sobre una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfico y en el gobierno. Esto se vive en todo el país y muchas veces no hay a quién acudir”. Tristemente muchos trabajadores de los medios de comunicación comparten la misma angustia.

La Federación Internacional de Periodistas asegura que el nuestro es el tercer país del mundo más peligroso para ser periodista y que en la región de América Latina tenemos el nada honroso primer lugar. Nunca como hasta ahora la pregunta “¿cuántos más?” resuena con tanta fuerza. Y lo más indignante es que esto sea visto por muchos como algo comprensible, relacionado con la denuncia o con meterse donde no se debe. Nadie debe morir en México como consecuencia de un estado que nos falla, mucho menos a causa del oficio que eligió.

Tan sólo hace un mes, Valdez alzó la voz en Twitter para denunciar el asesinato de Miroslava Breach, colega que al igual que él se dedicó a señalar la violencia y los vicios del poder. Las palabras de Javier parecen ahora un decreto terrible: “A Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos, si esa es la condena de muerte por reportear este infierno. No al silencio”. ¿En qué momento la ética profesional se vuelve tan costosa?

Lo que le pasó a Miroslava y a Javier es una muestra clarísima de una esfera de poder y corrupción que no ha descansado y que se hace presente sin ninguna limitante. Hay pánico en las familias. Hay pánico en los medios de comunicación y muchos reclamos por tanta corrupción, opacidad, indolencia. Hay ineficiencia.

Quisimos creer que esta pesadilla había terminado hace décadas, pero parece ser que estamos de regreso en el punto de partida. ¿Gozamos en México de un verdadero derecho a la libertad de expresión? Como muchas veces no hay instituciones que den respuesta, ni tampoco algo que pueda cambiar lo que pasó. En las filas del periodismo hay otro asiento vacío. Si al Gobierno Federal le interesa “girar una instrucción” que sea la de parar la injusticia, pero ya. El supuesto “compromiso con la libertad de expresión y prensa” que mencionó el Presidente nos duele e indigna. Nos sentimos en la tierra de la indefensión, pero no vamos a dejar que estas muertes pasen en vano. Ya no más.

Lee También

Comentarios