Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 17 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Los genios del silencio

Los genios del silencio

Los genios del silencio

Cuando hace cuatro mil 500 millones de años dio inicio la formación del sistema solar, su creador, Dios, ya tenía planeado que en el planeta tierra habitaran seres con especiales atributos de genialidad a los que se les llamaría PERSONAS CON AUTISMO. En cierta ocasión, a Bernard Shaw le preguntaron si el Espíritu Santo había escrito la Biblia, a lo que contestó: no nada más la Biblia, todos los libros. Aprovechando la respuesta del personaje inglés, ganador del Nobel de Literatura en 1925 —porque todavía no nacía Dylan, que si no— diríamos que el Espíritu Santo creó no sólo a las personas con autismo sino a todas las que presentan diferentes discapacidades.

¿Pero a que todo esto? A que hace unos días estuvo en la Ciudad  de México Stephen Wiltshire, casualmente inglés también, quien es un artista diagnosticado con autismo y que con tan sólo sobrevolar la monstruosa ciudad durante 40 minutos logró dibujarla durante los siguientes días en un monumental lienzo en cosa de unas cuantas horas. Asombroso, como igual de asombroso el caso de Tom —así sin mas referencias— otro chico con autismo —ahora norteamericano— al que trató, conoció e impulsó el Dr. Oliver Sachs, neurólogo, escritor y divulgador científico —caray, también británico—quien descubrió que el chico Tom, por cierto afro americano, desde los cinco años con tan sólo escuchar una melodía, por más complicada musicalmente que fuera, podía interpretarla sin ningún error: sencillamente genial. Pinturas, unas, interpretaciones musicales, otras logradas con esmero, excelencia y arte.

Hablar de estos casos de autismo es entrar en los terrenos misteriosos de la creación, llevan inscrita a su condición un dejo de especial humildad, amén de que no aspiran ni al poder ni a las riquezas materiales, mucho menos al reconocimiento social, esa tiranía llamada fama. Tal parece que sus genialidades son actos que obedecen a la voluntad de su inexplicable genética. Permanecen en el territorio de lo desconocido el carácter de sus satisfacciones que seguramente son puramente espirituales.

Los que han sido testigos de las creaciones maravillosas de estos dos personajes, afirman que su entrega a la creación tiene un matiz de gloria anticipada, ejercicio numinoso, filosofía ejemplar de “ora et labora”: meditación y trabajo, sin dejar de lado la destreza, perfección, habilidad y hermosura.

Por un momento supuse que Stephen es representante del mito de Fausto y Tom del mito de Orfeo, la eterna juventud por un lado, el poder de la música para transformar y salvar por el otro. El equilibrio que guarda la creación es sencillamente maravilloso, estos ejemplos de inexplicable genialidad nos salvan del pesimismo, de la desesperanza, de la pérdida de fe en la humanidad. Dos genios con autismo nacidos para que de ellos recibamos la caricia de su ¿discapacidad? Lo que hacen Stephen y Tom si bien se convierten en obras materiales palpables trascienden a lo espiritual, es creación de elevación, es armonía de sentimientos, es, en fin, asignación divina, cualquiera que sea nuestro concepto de Dios. Quizás el autismo sea “el amor Dei intellectualis” el amor intelectual a Dios, confirmando a Spinoza. Pensémoslo así.

Lee También

Comentarios