Lunes, 10 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Los correos electrónicos de Clinton

Por: Luis Ernesto Salomón

Los correos electrónicos de Clinton

Los correos electrónicos de Clinton

La decisión del FBI de investigar más correos electrónicos relacionados con la gestión de Hillary Clinton como secretaria de Estado es un hecho muy significativo en la campaña electoral de los Estados Unidos. El hecho de que el director del FBI informara al Congreso, cuando normalmente no se informa de investigaciones en curso según las normas del Departamento de Justicia, se realizó para evitar que el FBI fuera acusado después de intervenir en el resultado electoral en caso de una filtración.

>

Es decir que el hecho produjo exactamente lo que intentó evitar, salvo que sin responsabilidad de las autoridades que investigan. A menos de 10 días de la elección la información es un arma valiosa para la narrativa de la campaña republicana, que ya comenzó a reflejarse en las encuestas electorales del voto popular a nivel nacional. De hecho la discusión en la opinión pública estadounidense está centrada en saber si las autoridades encargadas de las investigaciones están influyendo con su actuación la elección presidencial.

>

Los demócratas se quejan de la actuación de James B. Comey, al notificar el hecho al Congreso y hacer pública la investigación; mientras los republicanos alegan que por fin se hace justicia. El hecho mismo significa revivir el sentido de las acusaciones de una actuación ilegal de parte de Clinton, que ya había sido zanjada con la declaración de las propias autoridades del FBI, al declarar que no procedería a hacer cargos, por considerar que la actuación de la secretaria no implicaba la comisión de un delito.

>

La encrucijada no es sencilla porque ahora Clinton y su equipo exigen hacer pública toda la información y los avances de esta nueva investigación, y el FBI no tiene obligación legal de hacerlo antes de la elección. Si se da a conocer que se procederá contra Clinton sería una interferencia directa a unos días de la elección, si se decide por no proceder también lo sería según los republicanos.

>

Por el contrario si no se difunde nada la duda se mantendrá alimentando el discurso de Trump. La conducta de Comey se explica por su afán de proteger su reputación de independencia, pero dejó de lado las consecuencias para la elección, para las personas involucradas y para la institución. Pero no se puede dejar de lado que él es un republicano.

>

Ahora seguramente se desatará una tormenta de la que no saldrá bien librado. Cuando el paquete de correos electrónicos adicionales a investigar es colocado en su escritorio, él avisa al Congreso, pero como reconoce en una carta enviada a sus colaboradores, no los ha estudiado como para saber si tienen relevancia en relación con la averiguación anterior y si pueden constituir evidencia delictiva. Con lo que se desata la polémica, porque informa preventivamente sin emitir un juicio abriendo una puerta que él mismo tiene que cerrar con una conclusión acusatoria o exonerante.

>

Las dos serían un factor en la campaña electoral. Es muy probable que el hecho no cambie la realidad electoral en los estados y que los votos electorales se muevan poco de aquí a la elección pero los ojos de muchos estarán puestos en la actuación del FBI de cara a la elección, alimentando la desconfianza y las teorías de la conspiración que favorecen a los republicanos.

>

Ante esto los demócratas seguramente van a contraatacar. Veremos un final de la campaña muy agitado. Lo que es seguro, es que de ganar Clinton, como todo parece indicar, el tema de los correos le va a perseguir en su mandato y que los republicanos tienen una bandera que agitar por lo menos en cuatro años.

>