Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 22 de Febrero 2018

Ideas

Ideas |

Llegó la hora

Por: Rubén Martín

Llegó la hora

Llegó la hora

Acostumbrados a “leer” y contar los acontecimientos bajo sus anteojeras liberal-estatales, la mayoría de los medios comerciales tradicionales no repararon en los significados más relevantes que ocurrieron el fin de semana pasado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, donde delegados y representantes de los pueblos originarios eligieron a su Concejo Indígena de Gobierno para México.

Para empezar, la cobertura de la Constitución del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) se minimizó, no fue nota principal de portada de ningún diario de la Ciudad de México (incluso La Jornada), y las notas publicadas se centraron, en su mayoría, en la elección de la “candidata” a las elecciones de 2018, y muchos redactores escribieron equivocadamente que era la “candidata” del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). En este momento Google arroja 218 mil entradas al titular “EZLN elige a su candidata”, mientras que la frase “Eligen vocera del Concejo Indígena de Gobierno” tiene apenas 29 mil entradas.

Muchos están contando o entendiendo mal lo que ocurrió el 27 y 28 de mayo en San Cristóbal de las Casas. Lo relevante es que se eligió a un Concejo Indígena de Gobierno con concejeros no sólo preparados, sino que han estado en los frentes de la batalla contra la guerra capitalista. Buena parte de ellos ha sido perseguido o incluso encarcelado por encabezar la defensa de su territorio y bienes comunes como agua, ríos, bosques, playas y minerales.

No se mira que ese fin de semana culminó un proceso de discusión, deliberación y democracia horizontal y comunitaria en el que participaron miles de personas de pueblos indios y barrios y organizaciones de las ciudades que ven con simpatía la iniciativa lanzada por el EZLN y el Congreso Nacional Indígena (CNI) desde octubre del año pasado.

Ese concejo decide buscar una candidatura independiente en las elecciones presidenciales de 2018, no para sentarse en la silla “maliciada”, como bien dijo su vocera Marichuy Patricio Martínez. Lo que buscan es enfrentar la guerra capitalista que viene de siglos pero que se ha intensificado en las dos últimas décadas. Es una guerra de exterminio que incluso ahora en estos días está haciendo morir a pueblos enteros, con todo su legado de lengua, cultura y memoria creada en siglos pasados. No es retórica. Los pueblos kiliwua y paipai de Baja California están a punto de desaparecer; en tanto el pueblo cochimí, que habita las dos Baja Californias, perdió su lengua hace dos años, recordó Carlos González del CNI.

Los pueblos organizados que dieron vida al Concejo Indígena de Gobierno se enfrentan a la disyuntiva de seguir aguantando la guerra capitalista que los despoja, los persigue y extermina, o pasar a la ofensiva, y claramente decidieron hacer lo segundo. Su comunicado final de la creación del CGI se llama “Llegó la hora”, y no es una exageración. Ahí dicen: “Por lo que no sólo pretendemos arrebatarles el destino que nos han quitado y desgraciado, pretendemos desmontar ese poder podrido que está matando a nuestros pueblos y la madre tierra y las únicas grietas que hemos encontrado y que han ido liberando conciencias y territorios, dando consuelos y esperanza están en la resistencia y rebeldía”. En efecto, llegó la hora.

Lee También

Comentarios