Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Las prioridades de la clase política

Las prioridades de la clase política

Las prioridades de la clase política

Cada 1 septiembre, en el calendario del poder, coincide con la presentación de un informe de gobierno por parte del titular del Poder Ejecutivo federal, y la instalación de un periodo ordinario de sesiones del Poder Legislativo. Este año el informe no pudo ser entregado por el titular de Gobernación porque la mesa directiva de la Cámara de Diputados no se instaló por desencuentros entre las fracciones parlamentarias (PRI, PVEM, Panal versus PAN, PRD y MC), y conflictos dentro de los propios partidos, por ejemplo, en PAN y PRD. Estos litigios normales en la política liberal profesional fueron considerados incluso como “históricos” porque Miguel Ángel Solorio Chong no fue personalmente al Congreso a entregar el texto escrito del informe presidencial; y las confrontaciones parlamentarias fueron catalogadas como una “crisis del Congreso”. La cobertura mediática comercial mereció no sólo los reportes permanentes desde San Lázaro, sino incluso el despliegue de unidades móviles de las cadenas televisivas a algunas sedes partidistas.

Pero mientras la clase política profesional y el “círculo rojo” (el coro de analistas, comentadores y académicos entretenido en los juegos del poder) consumían su tiempo y energías en las maniobras palaciegas, el país seguía su curso “normal”: en Jalisco se asesinó a 16 personas en un fin de semana; familiares de desaparecidos en Tijuana encontraron miles de restos humanos en los terrenos donde operó “El Pozolero”; en ese mismo estado, los jornaleros agrícolas del Valle de San Quintín exigían fin al trabajo semiesclavo; en Tixtla, Guerrero ocurrió la desaparición masiva de ocho personas; en San Mateo del Mar, Oaxaca, grupos armados protegidos por el gobierno hirieron a balazos a comuneros que participaron en una asamblea; en Puebla se expidieron órdenes de aprehensión contra opositores al megaproyecto Morelos; en San Pedro, Coahuila, las madres encontraron más restos óseos en un ejido, y así en todo el país.

La misma semana que los medios comerciales hablaban de “crisis histórica” en el Congreso federal, las familias organizadas en el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México convocaron a un foro en esa misma cámara para exigir la ley sobre desaparición forzada que los legisladores les deben desde hace dos años.

Sobra decir que ninguno de los temas mencionados antes contó con la cobertura de los medios comerciales; no hubo enlaces con las madres que encuentran huesos que pueden ser de sus hijos, ninguna unidad móvil con los jornaleros o siquiera el reporte urgente de la agresión a los comuneros de Oaxaca.

¿Realmente es una crisis que Osorio Chong no vaya a San Lázaro a entregar un documento que los diputados pueden consultar en línea…? Eso es la política liberal, la política del espectáculo que se entretiene en las intrascendencias y olvida o encubre los asuntos que sí son esenciales para millones de personas, como el descubrimiento de una fosa, los miles de desaparecidos, la explotación laboral, los desplazamientos forzosos, para no hablar de la violencia “estructural” y otro tipo de dominaciones. No es gratuito el encubrimiento de los medios de esos temas: hablar para y desde el poder recompensa. Pero ya no hay agenda del poder o mediática que detenga el calendario y la agenda que se construye desde abajo. Es tan poderoso ese movimiento que terminará colapsando agendas y calendarios del poder.

Pronto lo veremos.

Lee También

Comentarios