Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 11 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

Las cifras de Pemex: el vaso está a medias

Las cifras de Pemex: el vaso está a medias

Las cifras de Pemex: el vaso está a medias

Pemex presentó su informe … ¿quieren ver el vaso medio lleno? La empresa reportó utilidades por tercer trimestre consecutivo. En el primer semestre de 2017 ganó 120,715 millones comparadas con pérdidas de 145 mil millones de hace un año. En materia de utilidades son los mejores números en 14 años.

¿Quieren que les cuente porque el vaso está medio vacío? La producción de petróleo está 8.5% por debajo de la registrada en 2016. La producción de gas natural sufrió una caída del 27% respecto al año pasado y está en mínimos de dos décadas. La elaboración de combustibles ya está por debajo de un millón de barriles y la producción de petroquímicos tuvo una caída de 28%, respecto al primer semestre de 2016.

Con todo lo anterior, ¿Cómo explicar las buenas cifras, en materia de utilidades? La administración de Pemex, que encabeza José Antonio González Anaya, ha acatado con inteligencia el mandato de lo que significa ser Empresa Productiva del Estado. Ha mantenido los costos de operación a raya y ha reducido el involucramiento de la empresa en actividades poco rentables, como es el caso de la producción de combustibles.

Las utilidades de Pemex se explican en buena medida por la coyuntura global: los precios internacionales del petróleo son bastante mayores de lo que eran en el 2016 y ha mejorado el tipo de cambio del peso frente al dólar. Con un peso más fuerte, ha bajado el servicio de la deuda de Pemex. La mayoría de los pasivos de esta empresa están denominados en moneda extranjera.

En lo interno, Pemex se ha beneficiado de algunos cambios sustanciales relacionados con la reforma energética. Vale la pena destacar dos de ellos:  la liberalización del costo de la gasolina en la franja norte del país y el reconocimiento de los costos de logística. El año próximo Pemex enfrentará competencia en el mercado de combustibles. Por lo pronto, en 2017 goza de una situación donde sigue siendo el único abastecedor del mercado, pero ya no tiene que subsidiar con sus recursos el costo de llevar la gasolina a puntos distantes de las zonas de producción.

José Antonio González Anaya y su equipo han hecho un buen trabajo y han tenido buena fortuna: las utilidades del primer semestre no hubieran existido con bajos precio del petróleo y/o con un tipo de cambio cercano a los 22 pesos por dólar. La buena suerte le ha favorecido al director de Pemex porque ha trabajado bien, sobre todo en el ordenamiento financiero de la mayor empresa de México.  Ese “combustible” no le ha alcanzado en las actividades extractivas y de transformación porque ahí el reto es titánico: Pemex vive las consecuencias de varios sexenios de mala administración.

Petróleos Mexicanos necesitará muchos años de buena gestión para dar la vuelta a la situación. El orden financiero es condición necesaria pero no suficiente. La recuperación de los niveles de producción de petróleo y gas implican cuantiosas inversiones; lo mismo que el desarrollo óptimo de las actividades de refinación y distribución, entre otras. Clave será la capacidad de concertar alianzas con socios que aportan capital y tecnología. Una de las grandes noticias para Pemex en el primer semestre fue su asociación con la australiana BHP Billiton.

¿Qué capacidad de generar asociaciones tendrá González Anaya?  A la larga, para juzgar la gestión de este director, los resultados en este rubro serán más importantes que la cifra de utilidades.

Lee También

Comentarios