Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

La propaganda de Peña Nieto

La propaganda de Peña Nieto

La propaganda de Peña Nieto

Uno de los mejores ejemplos de que la política liberal contemporánea es una política del espectáculo son los informes de gobierno. En estos ejercicios los políticos profesionales se convierten en actores de sí mismos que aparecen ante cámaras para enviar mensajes publicitarios, con los que intentan convencer a los gobernados de que están haciendo bien las cosas y de que el país marcha de maravilla. No hay un asomo de autocrítica, no hay deliberación, o discusión democrática en la sociedad.

El “informe”, una disposición constitucional de rendición de cuentas, se convierte en un ejercicio autoritario, en un mensaje unidireccional desde el poder a la sociedad, sin derecho a la crítica.

Así ocurre ahora con Enrique Peña Nieto en ocasión de presentar su 5º Informe de Gobierno. Con la novedad de que ahora usa de modo más intensivo los medios de información, quizá en correspondencia con los altos niveles de desaprobación y rechazo que tiene el Presidente. El actual Mandatario ordenó a la Secretaría de Gobernación pedir a los medios que tienen concesiones federales, unirse en cadena nacional en televisión y radio para trasmitir la propaganda del informe del 25 al 29 de agosto. Aunado a las cadenas nacionales habrá extensas pautas para trasmitir la propaganda del 5º Informe de Gobierno.

No contento con la intensa campaña publicitaria, con el simplón lema “Lo bueno cuenta y queremos que siga contando”, Peña Nieto está mintiendo o usando de manera tramposa las cifras.

Por ejemplo, presume de la creación de tres millones de empleos en lo que va de su administración y dice que ningún presidente ha creado tantos puestos laborales en un sexenio, lo cual es cierto, pero no dice que las cifras oficiales indican que se necesita un millón de plazas al año para satisfacer el aumento de la fuerza laboral. Dicho de otro modo, con Peña Nieto se han creado tres millones de empleos, pero hay un déficit de dos millones de ellos.

En la propaganda presidencial se presume que por primera vez en 20 años México exporta más alimentos de los que importa, y es cierto, pero no dice qué tipo de alimentos está exportando el país. El aumento de la exportación agropecuaria se debe al aumento de monocultivos como aguacate o berries que han ido creciendo a costa de la agricultura tradicional, propiciando trabajos agrícolas explotadores, y empleos para jornaleros semiesclavizados como se ha descubierto en el Sur de Jalisco, o en el Valle de San Quintín. La agroindustria que presume Peña Nieto ha propiciado la vuelta a la privatización y concentración de la tierra en México y la expulsión de casi dos millones de campesinos del campo.

Son sólo dos ejemplos de los encubrimientos que contiene la propaganda de Peña Nieto para tratar de hacer creer a la población que las cosas mejoran en el país. Eso no ocurre, y por el contrario, este año será el más violento en décadas, al tiempo que las aristas más dolorosas de la guerra (como desapariciones y fosas clandestinas) siguen en aumento. Las “cifras” de crecimiento económico que presume Peña Nieto, son historias de explotación, despojo, represión y racismo para una buena parte de la población. No hay nada bueno que contar. Lo que hay es la propaganda del poder.

Lee También

Comentarios