Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

La paciencia de los pueblos

Por: Rubén Martín

La paciencia de los pueblos

La paciencia de los pueblos

Con paciencia que parece infinita, pero no lo es, los pueblos de México que se ven despojados de sus territorios emprenden largas luchas por la recuperación de sus tierras.

>

Los representantes de comunidades indígenas o ejidales que enfrentan despojos o invasión de sus territorios, se ven obligados a iniciar largos litigios de derecho agrario para lograr que sus tierras les sean devueltas. Todos los juicios duran años y hay procesos de restitución que duran décadas.

>

Con frecuencia, un proceso de recuperación de tierras en un ejido o comunidad indígena lo inicia un abuelo, lo sigue el padre y lo debe continuar el nieto. A veces ni el nieto ve los resultados.

>

Por eso es una extraordinaria noticia la recuperación de 184 hectáreas que la comunidad indígena wixárika de San Sebastián Teponahuaxtlán acaba de conseguir el pasado 22 de septiembre. La recuperación de esa porción de sus tierras invadidas desde hace décadas por familias de ganaderos nayaritas debe celebrarse, pero falta mucho para que este pueblo originario del Occidente de México tenga su territorio completo reconocido desde los tiempos coloniales.

>

La comunidad de San Sebastián Teponahuaxtlán está peleando ante tribunales agrarios la devolución de 10 mil hectáreas. Desde 2007 esta comunidad wixárika interpuso 47 juicios de restitución ante tribunales agrarios. Una década después, las autoridades han dictado 13 sentencias favorables a la comunidad, que en conjunto equivalen a dos mil hectáreas.

>

Como se aprecia, si bien la devolución de 184 hectáreas fue una gran victoria para esta comunidad wixárika, todavía falta mucho trecho para recuperar todo su territorio.

>

Al tiempo que debe festejarse la victoria para la comunidad wixárika, hay que cuestionar la irresponsabilidad de las autoridades de Jalisco, Nayarit y del Gobierno federal que no atendieron la petición de cuidar que el proceso de restitución se diera sin incidentes.

>

Como se sabe, al bajar del predio restituido y pasar por el poblado de Huajimic, Nayarit, varios ganadores de ese Estado impidieron el paso a unas 25 personas, entre representantes wixárikas, a sus abogados, a los actuarios del tribunal agrario y a una docena de compañeros reporteros, fotógrafos y camarógrafos.

>

El incidente quedó en un empujón a una fotorreportera, insultos y malpasadas para todos. Pero pudo ser mayor. Más reprochable aún es la postura de las autoridades de Nayarit que presenciaron el bloqueo de los ganaderos y no hicieron nada; tal parece que el Gobierno nayarita pretende que se vea el legítimo proceso de restitución de tierras a las comunidades wixárikas como una invasión a ese Estado. Están apostando a alentar el conflicto.

>

Esa es al mismo tiempo la irresponsable postura del Gobierno federal que no quiere activar el programa de Conflictos Sociales en el Medio Rural (Cosemer) hasta que no haya un conflicto mayor, según admitió un subsecretario federal al abogado de la comunidad indígena, Rubén Ávila Tena. Es absolutamente irresponsable esperar a que aumente el conflicto cuando tienen las herramientas jurídicas, económicas y de mediación para resolver este litigio sin enfrentar comunidades.

>

La paciencia con la que las comunidades indígenas y ejidales emprenden sus luchas por la tierra parece infinita, pero no lo es. Tal parece que al Gobierno le interesa apostar porque la paciencia se agote. Eso es jugar con fuego.

>

Lee También

Comentarios