Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

La moral

La moral

La moral

Un reportero preguntó a un político ¿Qué es la moral? — Contestó “La moral es el árbol que da moras”. Con la bandera de remodelar la sociedad, hace 35 años el presidente Miguel De La Madrid trató de cambiar la imagen del Gobierno que se había deteriorado por los malos gobiernos de López Portillo y Echeverría. Al efecto, promovió reformas constitucionales para dar nacimiento a la Contraloría General de la Federación, para fortalecer las facultades de auditoría; tanto para prevenir y detectar las conductas inmorales de los servidores públicos como para sancionarlas. Había que terminar las compensaciones al margen de la ley (mordidas), prevenir que los funcionarios aprovecharan sus facultades para obtener beneficios en obras públicas y otras prácticas corruptas; incorporar en la nómina prestaciones que se daban bajo la mesa y prohibir el uso de bienes y servicios públicos para promoción política personal, evitar negocios ilícitos al otorgar los contratos del Gobierno y de sus empresas paraestatales.

Estas reformas deberían acompañarse de una actitud moralizadora que renovara a la sociedad. Para que exista la corrupción se requiere de la participación de la sociedad, por eso se insistía en una renovación moral integral.

Por renovación moral deberíamos entender que se busca la perfección del hombre en lo más íntimo del ser humano, valores como el respeto, la tolerancia, la honestidad, la lealtad, el trabajo, el sentido de responsabilidad, el respeto a la Constitución Política, la tolerancia, la prudencia, la templanza, la diligencia, el comedimiento, el espíritu de servicio, entre otros.

Treinta y cinco años después, tenemos en puerta todo un sistema anticorrupción con sus respectivas modificaciones a la Constitución. Estará integrado por la Secretaría de la Función Pública, una Fiscalía Anticorrupción, el Consejo de la Judicatura Federal, el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI), el  Tribunal de Justicia Administrativa con una sala especializada en materia de corrupción, un Comité de Participación Ciudadana. Todas estas instituciones coordinadas por un Comité Coordinador orientado a la planeación, discusión y aprobación de la política nacional anticorrupción.

Esta súper estructura nos da la impresión de que durante 35 años se han estado suministrando antibióticos moralizadores que no han combatido la enfermedad de la corrupción, sino que la han fortalecido, la han inmunizado contra nuevas medicinas; pero ahora viene el antibiótico de nueva generación que se llama Sistema Nacional Anticorrupción que no es un antibiótico más, es la medicina que erradicará el mal a su mínima expresión, ya que acabar con él sería tan difícil como terminar con la raza humana. Pero esa medicina debe aplicarse al virus de la corrupción que se anida en la cabeza del enfermo. El pueblo es el enfermo y la cabeza es…

La cabeza es la figura que nos representa que es el Presidente de la República, que es quien tiene que poner el ejemplo. En forma metafórica: Si uno de sus secretarios se corrompe, debe meterlo a la cárcel para ejemplificar. Lo mismo harían los secretarios si uno de sus subsecretarios se corrompe, debe meterlo a la cárcel. Si un director se corrompe, el subsecretario debe meterlo a la cárcel. Con el primero que se aplique la medicina, los demás entenderán que es efectiva y todo el cuerpo sanará.

¿Lo lograremos? El tiempo lo dirá. Hay que tener fe.

Lee También

Comentarios