Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

La guerra y los desaparecidos

Las esperanzas de encontrarla con vida se desvanecieron. Lamentablemente Mara Fernanda Castilla fue encontrada muerta el día de ayer. Esta chica de 19 años, estudiante de Ciencia Política en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), desapareció el viernes 8 de septiembre en Cholula tras abordar un auto de la empresa Cabify que había solicitado para trasladarse a Puebla.

Pero Mara Fernanda no llegó a su domicilio. Todo indica que el chofer le impidió bajar de la unidad y la llevó al estado de Tlaxcala, donde la vejó y asesinó.

No somos capaces de imaginar el dolor de los padres que residen en Xalapa. Gabriela Miranda López, madre de Mara Fernanda, declaró el pasado miércoles cuando todavía se buscaba con vida a esta chica: “Para empezar jamás pensé que se trataba de una situación así y es una sensación que no se la deseo a nadie, indescriptible y algo terrible y jamás pensé que fuera algo así”. Mara Fernanda es una víctima más de la guerra.

Vivimos una guerra que el Estado no reconoce, pero lamentablemente tampoco ciertos sectores de la sociedad. Felipe Calderón declaró la supuesta guerra contra el crimen organizado, pero la violencia organizada (legal o ilegal) en realidad se ha dirigido en contra de todos los sectores de la sociedad. No verlo de ese modo no sólo es ciego, sino que impide organizarnos para detener esta maquinaria de violencia.

La guerra tiene distintos frentes y rostros de sus víctimas. Se asesina especialmente a varones jóvenes que son carne de cañón de las organizaciones del crimen organizado vinculado al poder político; se desaparece a niños, adolescentes y jóvenes; y se secuestra especialmente a adolescentes o mujeres jóvenes para las cadenas de trata de personas, que también cuentan con la protección política. Hace años que se ha denunciado de manera consistente que en Tlaxcala operan redes trasnacionales de trata de personas. ¿Por qué el Estado mexicano no la desmantela? Si quisiera, en semanas podrían detenerse a los operadores de este negocio del capitalismo ilegal y poner a salvo a cientos de personas.

En los sexenios de Calderón y Enrique Peña Nieto, se han asesinado a más de 200 mil personas, en tanto que el número de desaparecidos sigue creciendo sustancialmente. Hasta julio de este año se tienen registrados oficialmente 33,482 desaparecidos; más de 58% ocurrieron en el Gobierno de Peña Nieto. Otro aspecto terrible de estas cifras, es que la desaparición de niños y adolescentes crecen sustancialmente. De acuerdo a las cifras oficiales, existen siete mil 473 niños y adolescentes (de o a 17 años) desaparecidos, lo que representa más de 22 por ciento del total.
De modo que vivimos estas guerra que se dirige contra los más vulnerables de la sociedad: niños y adolescentes desaparecidos, mujeres jóvenes secuestradas para las cadenas de la trata de personas, jóvenes varones asesinados o desaparecidos por la guerra de los negocios del capitalismo ilegal. Detener la guerra y las desapariciones debería ser una prioridad en cualquier programa político. Pero esta necesidad no aparece en los programas electorales de los partidos. Parar la guerra es una batalla que la sociedad de abajo debe librar contra los aparatos de poder que echaron a andar esta maquinaria de violencia y desapariciones.

Lee También

Comentarios