Sábado, 08 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

La guerra a tope…

Por: Francisco Baruqui

Hago esta columna horas antes del segundo debate, cuando varios amables lectores me piden seguir analizando el curso de las campañas de Clinton y Trump para la presidencia estadounidense.

>

Lo que resulta indudable, es que ninguno de los dos satisface a plenitud a los votantes, al tener ambos, colas que les pisen, a más de contradicciones que más confunden que orientan por la forma de abordar la temática de diferentes asuntos de relevante importancia.

>

Hillary, que apoyaba al libre comercio, adopta una posición diferente a la que defiende ahora en su campaña, ante un electorado que mira hacia el proteccionismo en su país.
Tiempo atrás, la señora Clinton refería que uno de sus sueños era un mercado común continental con comercio libre y apertura de fronteras, instando a la ciudadanía a pensar lo que significaría que Estados Unidos y América Latina proyectasen, intensificándolo, su desarrollo comercial.

>

Por otro lado, el tema de sus famosos correos electrónicos pirateados, que Wikileaks los protagoniza en afán de afectar a la candidata demócrata, cuando no de ahora, sino desde las primarias de su partido, el senador Bernie Sanders reclamaba la publicación de tales transcripciones a lo que la señora determinantemente se opuso, aduciendo que para nada le hacía feliz que los rusos, para darle la elección a Donald Trump, se los pirateasen.

>

Por cuanto al neoyorkino oxigenado, vuelve a ser noticia por el video grabado en el 2005 difundido por el Washington Post, en el que se le escucha conversaciones obscenas, en el sentido de la facilidad que tenía, siendo la celebridad que es, para seducir a las mujeres que quería, expresando textualmente: —“Cuando eres una estrella, te permiten hacer lo que quieras; puedes hacer cualquier cosa, hasta llegar a sus partes íntimas…”—, así definía en forma por demás vulgar, sobre tratar, besar y tocar a las féminas, fueran casadas o no.

>

Ante esto, el republicano ha buscado justificarse, señalando que se trata de una conversación privada de años atrás, añadiendo que si alguien se había sentido ofendida… pedía perdón. Empero…

>

Empero aprovechando viaje, atacó enviando un mensaje a la contendiente Hillary, puntualizando que su esposo, Bill, que jugaba con él, “ha dicho cosas peores en el campo de golf, recordando además, que él ha abusado de mujeres…”  ¡Toma del frasco, Carrasco!

>

Su estilo patanista, ha llevado a Trump a ser acusado de utilizar un lenguaje sexista, al calificar a las féminas por el tamaño de sus senos, señalando con cuáles de ellas le gustaría acostarse.
Por supuesto, los publicistas del magnate afirman que todo es historia ficticia que carece de fundamento, fabricadas por ex empleados oportunistas sin credibilidad alguna.
Sin embargo, un día después, luego de haber salido a la luz el video del periódico, dentro de su más sentido irónico en el que refleja cómo la polémica le ha afectado, el candidato republicano declaró en la red social: —“ Han sido unas veinticuatro horas de lo más interesantes…”—.
 
El segundo debate creo que como el primero que fue y el tercero que vendrá, serán, por mínimo quizás, para la Clinton por experiencia política y preparación.  Pero, visto lo visto, cierto resulta que tanto Trump como la Hillary, son los candidatos a la presidencia norteamericana con la imagen más negativa en la historia estadounidense, acorde a encuestas de sensibilidad y percepción en el electorado.

>

Y…  PENSÁNDOLO BIEN.

>

Y…  PENSÁNDOLO BIEN, Trump ha dado muestras claras de ser un individuo poco confiable; hay dudas por cuanto a sus capacidades, por lo errático y falto de control, a más de las repetidas mentiras en las que cae, y lo indudablemente escéptico que se encuentra el núcleo femenino y de jóvenes cuando, además, nunca se ha desempeñado en el servicio público.

>

Hillary cuenta con ventaja en el colegio electoral, sí, pero Trump, pese a ser visto como ignorante y demagogo le está  pisando el talón, inclusive en Estados naturales para los demócratas como Carolina del Norte y Pennsylvania, que no reflejan confianza en la Clinton por las dudas de abuso de poder con personales fines, por lo que deberá emplearse en superar su mala imagen ante un electorado indeciso y, fundamental, ganarse al sector joven convenciendo de que puede ser la primera mujer Presidente de Estados Unidos.  Así…

>

Así…  La guerra a tope.

>