Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

La fe en uno mismo

La fe en uno mismo

La fe en uno mismo

Parece que para salir de una adicción, se requiere de la fuerza de un Ser Superior, que motive la voluntad de luchar contra las debilidades y flaquezas.

    Sin embargo puede resultar insuficiente, si no se logra conjugar con la fe en uno mismo, es decir creer en ti y saber que tu puedes y que nada evitará lograr la meta.

    Es un concepto extraño, pero es muy común que la gente no crea en sí misma, que pierda desde la autoestima, hasta la constancia de hacer lo que se es capaz.

    Ser fiel, es permanecer firme al compromiso que se tiene, es cumplir con las promesas, es no traicionarse ni dejarse vencer por el miedo o la pereza.

    Tener convicciones, es caminar erguido con la certeza de que se conoce el rumbo de la vida. De que hay claridad de propósitos y nociones que sustenten los pasos que se van dando en la vida.

    La fe es una maravillosa fuerza que mueve montañas, es un motor que arrasa con todas las ideas pesimistas y negativas, porque es la que nos amarra a la esperanza.

    Si tienes fe, es fácil tener esperanzas, si la pierdes también se echa al vacío lo poco que queda de ella.

    Esa certeza de que vas a lograrlo, tiene que salir de tu corazón, de la pasión por la vida, del amor que se le tiene a los padres, a los hijos, a la pareja, a la familia; en fin a la ilusión por seguir caminando en esta experiencia de vida, a pesar de las trifulcas y dificultades.

    Que nadie tenga más fe en ti, que tu mismo. Que no resulte que los demás ven en tus luchas y desvelos, lo que no eres capaz de verte a ti mismo primero.

    Reconoce que sí puedes, que existe ánimo para sobre ponerte a tu propia debilidad, y que estás convencido de que vas a salir de tu adicción con la ayuda de mucha gente, y que la fuerza ya está en tu corazón. Porque finalmente esa fuerza Superior está ahí para fortalecer y reforzar la tuya.

    Que ademas le tengas fe a las personas que te ayudan, pues quien te ama, te alienta y educa; y quien no, te da las lecciones necesarias para aprender y seguir adelante, aunque no te guste.

    Pero ten fe, mucha fe en ti mismo.

Lee También

Comentarios