Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

La caída…

Uno de los capítulos más impactantes en la Historia Universal, es el referente a la caída del imperio romano, cuando las conquistas se habían expandido por gran parte del mundo de aquel entonces.

Tras la sucesión de distintos césares, la dominación avasallante con un despotismo como punta de lanza, y la consecuencia lógica de la degradación que deriva de un nivel de depravación, por excesos de todo género que se habían apoderado de los romanos, originaron la debacle del poderoso imperio. Roma se había debilitado, y el resto de países se habían dado cuenta.

Cuenta se dieron, percatándose de que el incomparable imperio acabó porque su gobierno se regía impulsivamente, en un marco de caprichos que le llevaron a su destrucción.

A lo largo de mucho tiempo hay la creencia que a la nación más poderosa de la tierra en el hoy, podría sucederle lo mismo.

Y escribo esto, porque el sentido dictatorial en gobiernos del siglo XXI, son referencia de obsoletismo, de atraso y retraso, y máxime cuando la esencia política de un país nuevo, —basta mirar lo que era EE.UU entre los pasados XVIII y XIX—, que se cimentó en la democracia.

Hoy, con el presidente 45 a unos días apenas de haber recibido el poder, la proyección de dictadura se ha infiltrado a la Casa Blanca, tras de un historial fundamentado, y muy bien, desde su Declaración de Independencia, instituyéndose el orden político democrático.

Desde su aparición en el escenario, Donald Trump sembró la polémica. Abusando de una demagogia derechista soportada por un proteccionismo anacrónico, supo decirle a su clientela lo que quería escuchar, dividiendo al país, segmentos, grupos y hasta familias, porque indudablemente que la nación norteamericana está más dividida que nunca.

El país ha perdido unidad; y a división fehaciente, debilitamiento manifiesto…  No importa que el lema de campaña de un timonel fascista sea: “Hagamos América grande otra vez…”.

La frase puede resultar espectacularmente impactante entre un sector bajo, pero en un orbe globalizado como es el actual, en el que las relaciones internacionales son fundamentales, cuando más que muros se hacen puentes para relacionarse, para comunicar, para producir, para comprar, para vender, para construir conexiones culturales y buscar mejores condiciones de vida, dentro de un mundo convulsionado por la injusticia, por la desproporción, por los extremos que polarizan las relaciones humanas, en un mundo así, la frase aísla, separa, distancia.

Y más, mucho más, muchísimo más cuando esa nación, la norteamericana, tuvo su integración poblacional con una migración de casi todas las partes del planeta que la hicieron SU país, en el que sembrando raíces, le dieron grandeza.

Por todo lo anterior que he escrito, y basándose en los principios más sagrados, más significativos, más identificativos de LIBERTAD, con una estatua monumental dando la bienvenida a quienes quieran vivir en él con principios y con orden, se estableció el conocido IMPEACHMENT, que resulta en su esencia misma el equivalente a “juicio político”.  Así…

Así, dirigir gobernando a una nación anteponiendo la soberbia de un narcisismo extremo, con un sentido empresarial de dudosas, muy dudosas cualidades, en las que pueden ir recompensas personales de intereses propios que busquen beneficio, y decretar por impulso como si más que un presidente elegido se tratara de un dictador que usurpó el poder, dividiendo, amenazando no solo a su gente a la que puede hundir en el más grave de los retrasos, sino al concierto internacional de naciones, con varias ya en franco plan de enfrentamiento, hace que, en muy corto tiempo, la desconfianza salte en el país estadounidense.

Un gobierno desarrollándose por impulsos derivados en decretos de capricho, es lo que pueden llevar a una caída.

Y los mismos miembros de su partido republicano, a más de gran parte de la ciudadanía misma que en un principio lo apoyó, dándose cuenta ya del proceder y actuar de un hombre envanecido, mostrando una ineptitud para dirigir a la mayor potencia terráquea, están empezando a sospechar, dudando, la capacidad psiquiátrica y la estabilidad emocional de Trump para gobernar.

Y…  PENSÁNDOLO BIEN.

Y…  PENSÁNDOLO BIEN, tienen el mencionado “impeachment” como recurso de freno.  Es de desear, confiar y esperar, que el buen criterio y el responsable juicio político perciban los grandes perjuicios que un gobierno fincado en órdenes impulsivas puede acarrear.
Con lo difícil que es construir y…  y lo fácil que es destruir…

Lee También

Comentarios