Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 12 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

La buena reventa te puede salir muy cara

La buena reventa te puede salir muy cara

La buena reventa te puede salir muy cara

No es la primera vez que toco el tema y mucho menos es un secreto que los autos son una compra impulsiva, emocional, en la que poco o nada interfiere el cerebro. Esto es comprensible y válido, al menos hasta cierto punto. Porque para disfrutar un automóvil, sea un deportivo biplaza o una SUV para siete pasajeros, le va mucho mejor al que toma en consideración cosas que no muchos hacen, principalmente porque el automóvil en sí no es la respuesta para todas nuestras necesidades. Además, un vehículo recomendado para una persona puede no servir para otra, de la misma manera que una medicina puede curar a un paciente y hacer daño a otro.

La moda es una fuerte imposición. Hay cosas que el consumidor hace simplemente porque todo mundo está haciendo. Comprar una SUV, por ejemplo. Solo hay algo más difícil que entender a las mujeres: convencer a una de comprar algo que no sea una camioneta. Para justificar esa compra usamos todos los argumentos a nuestro alcance, como el muy común “ya viene nuestro bebé y necesitamos espacio”, como si los bebés no hubieran nacido y andado en autos desde mucho antes de la invención de los llamados vehículos deportivos utilitarios. Tener una camioneta implica sacrificios como el mayor consumo, el desgaste más fuerte de neumáticos y la mayor inseguridad, tanto debido a que es más fácil volcarse por su altura como por la mayor posibilidad de robo. Se necesita una cochera mayor y es más complicado estacionarse. Nada de esto importa a la gran mayoría, que sigue comprándolas como si se fueran a acabar mañana.

Otro detalle que muchos toman en consideración es el valor de reventa. Y los que lo hacen sienten que están tomando una decisión racional, bien pensada e inteligente. Igualmente comprensible, tomar en cuenta el valor que el mercado dará a nuestro auto cuando queramos cambiarlo suena a algo que hay que hacer, pero muchas veces también implica sacrificios que pocos perciben. Uno de ellos es tan simple de entender que cuesta trabajo pensar que tan pocos se fijen en él. Pero los autos con mayor valor de reventa son simplemente los más vendidos del mercado y estos son también los más robados, por lo que el riesgo de tenerlos es mayor, al igual que el valor del seguro. Parte de lo que se gana en la reventa se pierde en el seguro o, peor aún, en caso de ser víctima de un robo total o parcial.

 

Cuidado al vender tu auto

Otro riesgo olvidado por la mayoría de es el cambio de su auto por uno nuevo. Muchos aún prefieren usar el antiguo esquema de anunciarlo por internet o en un periódico y esperar a los posibles compradores en su casa u oficina. Desafortunadamente esta tradición es hoy en día aprovechada por algunos para robar el auto anunciado, en algunos casos hasta con el secuestro del que lo anuncia. Varios ya fueron víctimas fatales de ese sistema. Todo esto para “ganar” 20 ó 30 mil pesos más en una transacción que es mucho más segura hecha directamente con una agencia de autos nuevos o en lotes reconocidos.

Hay más. Uno de los errores más comunes es preferir equipo de lujo sobre el de seguridad. Un auto que tenga quemacocos; rines de mayor diámetro; asientos forrados de piel y, por supuesto, una pantalla, tiene una enorme ventaja en la mente de los consumidores sobre otro que no tenga esos detalles pero sí ofrezca más bolsas de aire o sistemas de control de estabilidad y tracción.

Un buen auto, al contrario de lo que piensan muchos, no necesariamente es el más durable, amplio, alto, equipado y de mayor reventa. De hecho, tal vez sea justo lo contrario. Una muchacha en sus 20 años, por ejemplo, está más segura -y llamará más la atención- al mando de un Alfa MiTo que de una CR-V, no solo por manejo, también por la mucho menor posibilidad de ser asaltada. Sí, hay menos posibilidad de ser asaltado en un Premium que en una camioneta común.

En pocas palabras, el mejor auto para nosotros no necesariamente es el más vendido, el más alto, amplio o equipado. Y estar en un coche de un modelo o marca que juramos tiene menos valor comercial, puede hasta resultar mejor financieramente hablando. Porque un auto incluye toda la experiencia de vivir con él hasta pasarlo adelante, no sólo el placer de sacarlo de la agencia o la sensación de victoria al venderlo por un precio que pensamos haber sido bueno. Antes de la próxima compra no estaría mal pensar un poco más y hacer algunas cuentas. El resultado puede ser un auto más seguro, placentero y hasta menos costoso a mediano plazo.

Lee También

Comentarios