Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 19 de Octubre 2019
Ideas |

La Línea 12, la derrota de Ebrard

Por: Jorge Fernández Menéndez

Ayer se anunció que entre más de treinta sancionados, Enrique Horcasitas, hasta marzo director del proyecto Metro, fue castigado con 20 años de inhabilitación para ejercer algún cargo público, por las evidentes deficiencias en la construcción de la Línea 12 del metro capitalino, al mismo tiempo que se dio vista a la procuraduría de Justicia capitalina por presuntos delitos al haber aceptado la entrega de una obra sin concluir.

La Línea 12, llamada en algún tiempo la línea dorada que resultó serlo por el coste que tuvo: 24 mil millones de pesos, siete mil más de los presupuestados (sólo para dimensionar lo que ello implica: la Línea 12 terminó costando el equivalente a la cuarta parte del próximo aeropuerto capitalino, sin duda la obra más compleja y costosa de las últimas décadas) y desde hace meses está paralizada la mitad de su operación por fallas graves en su construcción y planeación.

Según el informe de Systra, la empresa francesa que evaluó la Línea 12, se puede concluir que “la línea tuvo una serie de fallas en la planeación, en el diseño y construcción de la vía, y también de la operación”. Uno de los mayores problemas es que “no se inscribe correctamente el bogie en la vía y hay un problema de interfaz rueda-riel en las curvas menores a 350 metros”. ¿Por qué? Porque las vías fueron construida de un tamaño diferente al de los ejes de los trenes: el proyecto de construcción no coincidió con el de los trenes e incluso los andenes resultaron varios metros más largos que éstos.

La diferencia entre la construcción terrestre y los trenes es tanta que según la empresa que evaluó los daños “el peso del tren induce esfuerzos extraordinarios a las vías, deteriorándolas y reduciendo su vida útil”. En total se detectaron once mil grandes y pequeñas fallas en la construcción de la Línea Dorada, misma que fue entregada sin estar concluidas las obras y está detenida parcialmente desde marzo pasado, cuando se comprobó que los trenes circulaban con una grave amenaza de descarrilamiento.

Enrique Horcasitas, que desde abril de 2009 fue designado director general del órgano desconcentrado Proyecto Metro del Distrito Federal por el entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, fue señalado como el principal responsable de las fallas de la Línea 12. Su hermano es Luis Horcasitas, miembro del Comité Ejecutivo de ICA y responsable de la Unidad de Construcción Civil de la Línea 12, una de las tres empresas constructoras, lo cual creó un claro conflicto de intereses. Pero, además, siendo el suyo un cargo técnico pero también eminentemente político y financiero, las responsabilidades podrían ir, en el curso de las investigaciones, aún mucho más allá.

Las sanciones, algunas de las cuales, como la de Horcasitas, devendrán en procesos judiciales, se dieron a conocer inmediatamente después de que se tuvieran los resultados del proceso interno del PRD y si bien una cosa no tendría porqué estar directamente relacionada con la otra, lo cierto es que se da en el contexto de una abrumadora derrota de Ebrard, que apenas alcanzó el dos por ciento de los votos de los delegados, y de un notorio fortalecimiento político de Miguel Mancera. En ese tejido nadie podrá decir que las sanciones se utilizaron para influir en el voto perredista, pero, por otra parte, resultará evidente que no se trata de un intento de chantaje político respecto al tema.

El resultado electoral deja a Ebrard, que ha sido particularmente despectivo con el actual Gobierno capitalino en las últimas semanas, prácticamente con un pie fuera del PRD, aunque con un resultado tan pobre incluso sus márgenes de negociación con Movimiento Ciudadano se estrechan dramáticamente, pero las sanciones de la Línea 12 le pegan a sus principales operadores y dejan abierta la posibilidad de que las investigaciones escalen hasta lo más alto de la pasada administración capitalina, incluyéndolo. Y el tema Horcasitas no involucra sólo al metro, sino a muchos negocios inmobiliarios desarrollados en el pasado sexenio. El problema no es la inhabilitación, es el proceso judicial en ciernes: ¿aceptará Horcasitas asumir solo la responsabilidad? Esa es la verdadera pregunta.

El factor Manlio

En el texto de ayer, cuando hablamos de Manlio Fabio Beltrones creí haber sido muy explícito respecto a cuál debería ser el destino político del actual líder de los diputados priistas: la dirigencia del PRI, cuando la deje César Camacho. Hay quienes han querido leer que en realidad su destino tendría que ser Gobernación. Por supuesto que no es así: decíamos ayer y reiteramos hoy, que si hay una posición que no parece ser negociable en la actualidad para el Presidente Peña, es la de Bucareli y la de su titular, Miguel Ángel Osorio Chong.
 

Lee También

Comentarios