Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

La Constitución

La Constitución

La Constitución

Centenaria y con recientes páginas de historia nos remiten a considerar repetición de poder, eventual soberbia y rechazo de quienes ostentan la culminación de aspiraciones con desdichado encuentro de desconsuelo carente de objetivo sustantivo que hoy nos envuelve, con dosis de cuestionable incertidumbre consecuente de la vecindad geográfica marcada por significativas diferencias con diversos matices; más de alguna conducente al engaño sobre bien y mal, por venir dotadas de aspectos, adicionalmente abrigado por la tecnología envolvente del mundo.

La Constitución es salvaguarda de los derechos del individuo que conllevan el bien común en el Estado de Derecho enmarcando corresponsabilidad individual para buen gobierno de régimen democrático con partidos políticos representativos de pensamiento actualizado de apego a la Carta Magna.

Los cambios en la Casa Blanca precedidos de petulancia y desconsuelo han atraído recientes sinsabores sobre la economía interna, alcanzando el ámbito doméstico con el ingrediente de la especulación inductora a la protesta pública, sin alcanzar más allá que el escándalo con eventual vandalismo y pérdida de bienes, incluidos las vidas de seres impulsados por la ignorancia de la real dimensión del riesgo y desamparo a la familia. Sobresalen las diferencias económicas inductoras de ambición condicionante de opresión, a pesar de nuestros potenciales recursos promisorios conducentes a la prosperidad, pero requirentes de legalidad en el empleo de nuestras fuerzas y superación de las debilidades; éstas rutas de acceso fácil pero también de engaño.

Esta fecha nos remite al Centenario de la promulgación de la Constitución Política de Estados Unidos Mexicanos, dotada del viable albergue de progreso, paz y ruta hacia la prosperidad. A lo largo de un Siglo hemos contemplado frecuente enunciación de unidad sustentada en la equidad con imprescindible mención de honestidad por parte de quienes adquieren el deber de promover senderos hacia el bien común; el menos común de los bienes en la tierra. En este contexto, la comunicación de las buenas intenciones aún no alcanza la aspiración del convencimiento, y a cambio, se inclina el fiel de la balanza a la estéril censura de actuaciones reprobables sin alcanzar la comprensiva aportación de ubicar a cada uno en el cumplimiento cabal de su responsabilidad; sea esto para responsables de funciones legislativas, gubernamentales y hasta los operadores de actividades laborales de alguna índole, todas extensivas a la familia y su quebranto a tranquila felicidad en el marco de la libertad.

Las múltiples opciones de inversión y trabajo aún no reducen amenazas de vertientes para la conducción de objetivos claros y tangibles en la ruta reductora de amenazas en el lapso del año en curso y el próximo, por diferencias derivadas de la inquietud electoral con partidos políticos disminuidos en credibilidad y confianza con adicionales disparidades internas, que carentes productividad derivan hacia el desconcierto del elector.

Las encuestas elevan atención por medio de las herramientas electrónicas soslayando seguridad y legalidad. A cambio, emerge popularidad de personas de las que se escuchan críticas y omisiones de sus antecesores omitiendo aciertos y sin propuestas concretas de solución a los problemas y las carencias actuales; que si son producto de errores y omisiones deben ser objeto de acciones contundentes.

Dios nos guarde de la discordia.

sicpm@informador.com.mx

 

Lee También

Comentarios