Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Innovación y calidad de vida

Innovación y calidad de vida

Innovación y calidad de vida

Parte de la campaña del Gobierno del Estado a propósito del Tercer Informe ha sido el slogan “Jalisco, capital de la innovación”. La campaña, paradójicamente, no habla de una sola patente, que es lo que uno esperaría de una capital innovadora. Es cierto, Jalisco pelea con Nuevo León el segundo lugar, después de Ciudad de México, como el lugar donde más patentes se registran, pero el número es de cualquier forma irrisorio comparado contra cualquier Estado del vecino del Norte.

De lo que habla es de un cluster, un ambiente económico en el que varias empresas de alta tecnología han ido llegando y naciendo en Jalisco, y que hoy son 650 y dan empleo a casi 100 mil jaliscienses. Por supuesto que esas empresas no se crearon en los últimos tres años sino a lo largo de dos décadas de continuidad de la industria electrónica y de una nueva y pujante industria creativa y de software.

Decir que Jalisco es la capital de la innovación porque aquí se realiza el Campus Party más numeroso del mundo (se presume como el más grande, pero eso depende de si lo grande lo medimos en participantes, metros cuadrados o volumen de negocio) es sin duda una exageración, pero lo que es absolutamente cierto es que algo se está gestando en este sector de la economía que está caminando bien, con el gobierno, sin el gobierno o a pesar del gobierno.

Para suerte de la industria y de Jalisco tenemos un secretario, Jaime Reyes Robles, que le entiende al tema, que ha sido parte de este esfuerzo y que sabe dónde el gobierno tiene que apoyar y dónde simplemente no estorbar. Es la secretaría más pequeña y la de menos presupuesto; incluso durante un buen tiempo anduvo errante en busca de oficina.  

La innovación en Jalisco está madurando y madurando bien. En un artículo de la revista Wired el ex gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, habla de la sorpresa que le causó el desarrollo de esta industria en Jalisco, pero lo interesante es que lo que llamó la atención del columnista fue el número de jóvenes de todo el mundo con el que se topó en el aeropuerto, es decir, la capacidad de Guadalajara para atraer talento, la verdadera moneda de cambio en la economía del futuro.

Decían en los ranchos, “por eso se hacen pandos, porque los montan tiernos”. No era ningún albur, simple sabiduría popular de quien sabía que a los caballos hay que dejarlos madurar antes de subirse en ellos. La innovación en Guadalajara está madurando y madurando bien, dejémosla crecer y entendamos que lo mejor que podemos hacer por ella no es cacarearla, sino mejorar la calidad de vida para que el talento local no se vaya y el foráneo venga.

Lee También

Comentarios