Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 19 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Hoy Londres

Por: Jacobo Zabludovsky

LONDRES. - Julio 2012. Esta semana, por tercera vez, Londres es la sede de los Juegos Olímpicos.

Desde hoy lunes y durante tres semanas transmitiré dos programas diarios, uno de radio y otro de televisión, relacionados con todo lo que no es deporte en un acontecimiento esencialmente deportivo.

El de radio es De 1 a 3, que desde más de 10 años dirijo en Radio Centro. El de televisión es un contrato específico para participar en las transmisiones de ESPN en el lapso de la olimpiada al lado de José Ramón Fernández, quien tendrá a su cargo lo principal, los deportes. Mi ayuda consistirá en recoger en calles y leyendas los nombres y hechos olvidados en los rincones de la memoria. El de radio será como de costumbre a la una de la tarde y el de televisión, a las ocho de la noche, tiempo de México. Hoy empiezo, a ver cómo me va, temas no faltarán, basta con hallarlos.

He narrado algunas ceremonias inaugurales de Juegos Olímpicos porque no son eventos deportivos, son espectáculos inspirados en la riqueza cultural y artística de los pueblos que los producen. Recuerdo entre tantas la de México (a Pedro Ramírez Vázquez le estamos debiendo un homenaje por eso y su obra arquitectónica), la trágica de Munich, la fascinante de Seúl y la incomparable de Barcelona, con la influencia plástica de Gaudí, Dalí, Miró y Picasso, el malagueño de Cataluña. No narraré la apertura del próximo viernes porque vengo a otra cosa: a perderme fuera de los estadios, detrás de los marcadores, entre la gente que no busca medallas de oro, sino la comida cotidiana, el autobús y algún libro de segunda mano.

Hace casi medio siglo, en 1965, contratado por BBC narré por radio en español el funeral de Winston Churchill, transmisión de cuatro horas continuas preparada con tal rigor que la tengo, yo que nunca fui a escuela alguna de periodismo, como una de las lecciones más valiosas de mi oficio. La preparación previa, como la de un examen profesional, es indispensable en la narración verbal. Dick Dimbleby, especialista en el ceremonial de la monarquía, nos orientó en el proyecto de Churchill que planeó su propio entierro con un nombre no carente de humor británico: Operation hope not, “Operación espero que no”.

La BBC me llamó una vez más para narrar la boda de la princesa Margarita, motivo de fiesta en contraste con mi tarea anterior. Y volví a Londres a transmitir otro funeral, el de la princesa Diana, todavía por Televisa.

Hoy empezamos. Estamos listos. Los dos estudios, el de radio y el de televisión, fueron instalados en edificios donde los enviados de México vamos a vivir, frente al estadio olímpico, a unos pasos de la sala de prensa y las instalaciones deportivas. Evitamos así la distancia entre los hoteles del Centro de Londres y el sitio de nuestra actividad, a más de una hora en cada sentido.
 

Está el Metro, por supuesto, rápido y eficiente, pero complicado para los forasteros y riesgoso por casos de extravío o error de transbordos, en un trabajo que requiere rapidez y precisión. Cerca un centro comercial impresionante y sección de fast food donde destaca el restaurante mexicano “La tortillería”, con personal que no le hará extrañar la fondas de La Merced.

BBC enviará 765 profesionales para producir dos mil 500 horas de imágenes en directo y transmisiones íntegras de todas las competencias que distribuirá por tres de sus cadenas. Se queda chica ante los dos mil 700 periodistas y técnicos enviados por la NBC de Estados Unidos. ESPN, la mayor productora mundial de contenidos de televisión, ofrecerá servicios en todos los idiomas importantes. Radio Centro es la única empresa radiofónica que se instala en Londres para transmitir íntegro su principal noticiero, el de mayor auditorio de la República Mexicana, durante las tres semanas que hoy empiezan y habrá de llegar a millones de interesados en las competencias y lo que en torno de ellas tiene lugar en esta ciudad, en este país, en este mundo.

Veintiocho mil periodistas, el triple respecto del número de atletas competidores en estas olimpiadas, han llegado desde los sitios más lejanos y envían día y noche océanos de palabras habladas o impresas y las escenas que harán de estas jornadas las más documentadas de la historia.

Es un privilegio estar aquí, en el ojo del huracán, escribiendo un capítulo más de un libro que no termina. Este Bucareli, es parte de él.

Londres se convierte en lugar común: capital del mundo. Desde hoy, durante 20 días, aquí se producen las noticias. Las otras. Las de la voluntad y el cultivo de los valores más preciados del ser humano desde que aprendió a andar erguido.
 

Lee También

Comentarios