Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 27 de Mayo 2019
Ideas |

García Crespo

Por: El Informador

Por: Roberto Gallegos

Curiosamente el mismo mes que Annika y yo cumplimos nuestro primer aniversario de andar en bici (septiembre) una de las personalidades sobre ruedas que más respeto cumplió 39 años de usar este medio como su transporte usual. Me refiero a nuestro querido profesor del ITESO, Pedro Rafael Crespo Mendoza, mejor conocido como Crespo.

Quizá pocos lo sepan pero su afición nació después de darse cuenta que su vocho no contribuía al mejoramiento del ya lastimado ambiente contaminado del Distrito Federal. Así que a sus 25 años decidió venderlo y cambiarlo por una bicicleta. Y fue así como él, junto con su mejor amigo hasta el día de hoy, Don Jaime, se transportan de sus casas al trabajo en dos llantas.

Tres años después, en el fabuloso año de 1974 cuando ABBA ganó el concurso de música de Europa “Eurovision” con la canción Waterloo, Don Jaime y Crespo emprendieron un épico viaje del otro lado del charco. Se subieron a un barco y con trabajo abordo pagaron su pasaje hacia el Viejo continente. Su idea original era rentar una combi pero al poco tiempo sus planes cambiaron. Al notar que la cultura urbanística era distinta en cuanto a los ciclistas decidieron viajar de Montepellier a Paris sobre dos ruedas. Les gusto tanto que decidieron alargar el viaje y seguir viajando en bicicleta. Don Jaime alguna vez me platicó: “Crespo era un bohemio, llevaba su guitarra y su casa de acampar sobre la parrilla de su bici”. Me dijo que era imposible ver a Crespo desde atrás de su bicicleta.

Crespo cuenta que ese viaje, que cubrió un poco más de 12 kilómetros, ha sido uno de los más memorables y más bellos que ha tenido en su vida. Dice que viajar en bici es una experiencia inigualable para los sentidos. “En bici vas observando el panorama sin distracciones, oliendo, sintiendo y escuchando cada detalle del trayecto”,  platicaba a su hija y mi amiga María. También narraba cómo la bici le brindaba la oportunidad de retar a su mente y a su cuerpo a hacer cosas fascinantes como aguantar frío, hambre y cansancio hasta merecer el calor, su comida y un lugar para dormir después de un día productivo montado sobre ese asiento incomodo.

Otra cosa que Crespo platica con alegría en sus ojos, es sobre la gente maravillosa que tuvo la oportunidad de conocer en el lento camino en bici. Para Crespo, la bici es más que un transporte, es una forma de vida.

Recuerdo un día que llegó desde los Gavilanes, donde él radica, hasta el Teatro Diana tan sólo para asistir a un concierto. Nadie lo forzó, era domingo y aún no existían los paseos en bici por la Avenida Juárez.

Lo que quizá aún menos personas saben y razón por la que quiero dedicar ésta columna a Crespo es que fue precisamente de él de quien escuché por primera vez hablar a alguien sobre el tema de viajar en bici. Y fue él quien me inspiró a tomar la bici para moverme por la ciudad de Guadalajara, y estoy seguro que no soy el único. Así que quiero aprovechar éste espacio para decirte Gracias Crespo, por contribuir a que hoy en día esté viviendo uno de los viajes más hermosos de mi vida, en bici. A nuestro regreso Annika y yo deseamos hacer un viaje en bici contigo. Las playas de Colima sería una buena idea. ¿Qué dices?, nosotros llevamos la chelas si tú llevas tu guitarra, invitamos a Jaime también.

Lee También

Comentarios