Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Fuego en Guerrero

Por: Diego Petersen

Fuego en Guerrero

Fuego en Guerrero

Cada día que pasa al PRD le llegan más cerca las llamas de Guerrero. No es metáfora; ayer activistas quemaron la sede el partido del sol azteca en ese Estado para exigir la renuncia del gobernador Ángel Aguirre que, para evitar la discusión de si es o no perredista, dejémoslo en que llegó a la gubernatura bajo las siglas de ese partido.

¿Por qué el PRD no ha puesto en bandeja la cabeza de un gobernador que a estas alturas ni le va ni le viene y en la práctica es más cercano a los priistas que al mismo PRD? Por una sencilla razón: el PRD no gana nada en este momento con la licencia del gobernador Aguirre y, por el contrario, esta carta puede resultar crucial más adelante, cuando las cosas se pongan todavía más feas, porque si de algo podemos estar seguros es que en política cuando se rebasa el límite de la cordura todo tiende a empeorar, y ese es el caso de Guerrero.

Lo paradójico es que mientras más tiempo duré en el puesto Aguirre más tardará Guerrero en regresar a una “normalidad”, si es que eso existe hoy en México, y por lo mismo mayor será el desgaste del Partido de la Revolución Democrática de cara a la elección de gobernador del próximo año. La situación en Guerrero es cada día más tensa y la mezcla explosiva entre crimen organizado, policías municipales corruptas, alcaldes coludidos, guerrillas reactivadas, movimientos magisteriales y estudiantiles, con Ejército y Gendarmería de la Policía Federal, pueden ser verdaderamente un campo minado difícil de predecir y transitar.

Lo triste del caso es que en ninguno de los escenarios, que se quede o se vaya Aguirre, la sociedad guerrerense es parte de la ecuación. La preocupación es por la estabilidad política, lo cual es fundamental para el desarrollo de cualquier programa o política pública, pero por momentos pareciera que lo único que le importa el gobierno de Peña y al PRD es quién se queda con la plaza, quién gana en este río convulso e indomable en que se ha convertido el Estado.

Urge que regrese la cordura a Guerrero y esa la tiene que poner el Gobierno federal. No por otra cosa que por el hecho de ser el superior jerárquico y responsable final de lo que pasa en el país. Y cordura en este caso significa no caer en la tentación de buscar la ventaja política, no por una cuestión moralista del poder (si moral en política es una árbol que da moras un moralista es el que hace negocio con ellas) sino por una sencilla y simple apuesta de futuro y de país: si los partidos no renuncian a hacer de esto un negocio político cuando menos imaginen habrá muy poco por qué pelear. El PRI gana muy poco recuperando un Estado, pero pierde mucho descarrilando al país.

El PRD en Guerrero está en llamas y no es fácil tomar decisiones cuando se siente la cercanía del fuego, pero lo primero es apagar el fuego y eso pasa por la salida del gobernador.

Lee También

Comentarios