Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Flores y más flores

Por: María Belén Sánchez, fsp

En las bodas siempre hay flores, muchas flores, y sin duda esto es muy hermoso ¿quién lo puede negar?

Pero flores debe haberlas en toda la vida, a lo largo de todos y cada uno de nuestros días, porque es evidente que las flores nos despiertan la alegría y sugieren la belleza de lo bueno y lo mejor.

Lo único que voy a decirte es que si quieres muchas y bellas flores en tu boda, hay que irlas cultivando, porque, es un hecho, que las flores necesitan cultivo, cuidado y una dedicación continua, para que puedan llegar a lucir en todo su esplendor.

Y para que las flores de la boda duren toda la vida, también es preciso irlas cultivando, ya que tú y yo sabemos que hay muchos tipos de flores: tanto las que brotan espontaneas en el campo, o en cualquier lugar, incluso hasta entre las piedras, como las que se cultivan en los jardines o en las casas, en los viveros o las que compramos en las florerías…

Pero hay otro tipo de flores más sutiles, simbólicas o dignamos virtuales, que son las que brotan de cada persona como expresiones de las vivencias internas que se cultivan en lo más íntimo del ser. Todo esto son pensamientos y sentimientos hermosos que cada quien va cultivando, en el momento preciso aflora como sonrisas, como palabras o como caricias…

En ocasiones es tan sólo como una mirada o una actitud bondadosa las que van expresando lo que está floreciendo en el corazón.

Estas flores que brotan de la vida, también merecen mucha atención y cultivo, porque las otras flores de marchitarán, pero las que salen de la persona, esas duran mucho y se conservan en el recuerdo.

Por eso, aunque ya tengas planeado qué flores adornarán tu boda, hoy te invito a reflexionar y a ir cultivando ese otro tipo de flores inmateriales, pero ciertamente muy reales que serán las que perduren frescas y perfumadas a través de toda la vida.

Lo más hermoso es que cuando brota de ti una de esas flores de vida y la ofreces, por ejemplo a tu mamá. En ella siguen brotando sonrisas que va repartiendo a las demás personas de la familia, del trabajo, de la escuela, del grupo al que participa, y cada persona que la recibe hace lo mismo en su entorno…

Y en estos contestos no hay que olvidar que también hay flores para Dios, unas que ofrecemos, otras que expresamos como oraciones o pensamientos y peticiones que hacemos en favor de los demás.

Pero otra cosa, así como en las flores también hay espinas y cardos, también los seres humanos podemos producir asperezas que hieren, que duelen y hacen sufrir incluso a quienes más queremos. Esto es ccidente necesario evitarlo, pero cuando por accidente nos toque recibir alguna espina aquí entrará la paciencia y la comprensión.

Animo, esto no es sólo para el día de la boda, esto es tarea de toda la vida que será tan bella como queramos adornarla. Y esto es también para todos, en cualquier situación y momento.

Saludos… Te recuerda con cariño M.B.

Lee También

Comentarios