Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Festejo a la Constitución neoliberal

Festejo a la Constitución neoliberal

Festejo a la Constitución neoliberal

Las constituciones políticas de los Estados modernos, como todas las leyes, no son normas y reglamentaciones fijas e inmutables, sino que se modifican de acuerdo a los ritmos e intensidades del antagonismo social. Por eso no debe sorprender que al cumplirse el centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, promulgada el 5 de febrero de 1917, en realidad se esté “festejando” una legislación que poco tiene que ver la original.

La Constitución que cumple un siglo mañana es distinta a la que se elaboró 100 años atrás. Nada queda del espíritu social que inspiró a los constituyentes, en un contexto en el que el pueblo estaba en armas para vengar agravios y reclamar derechos.

Aunque su cumplimiento nunca haya sido cabal, al menos en los primeros años los nuevos detentadores del poder se veían presionados para apegarse a la Constitución que surgió de la Revolución. Al tiempo que se consolidaba el autoritarismo priista y el capitalismo industrialista en México, ese espíritu no se apago, sino que se fue derrotando en las múltiples batallas producidas al calor del antagonismo social.

La que hoy se festeja, no es la Constitución de hace 100 años. Ahora tenemos otra, producto de la contrarrevolución neoliberal. Véanse estos datos.

Desde su promulgación los artículos de la Constitución se han modificado 699 veces. Se pueden distinguir dos periodos en los cambios. Uno entre Álvaro Obregón (desde 1924) hasta José López Portillo (1982). En esos 58 años hubo 213 modificaciones, que representan 30.5% del total de cambios. El otro periodo abarca de Miguel de la Madrid (1982) a Enrique Peña Nieto (hasta 2016) con 486 cambios, que representan 69.5% del total de modificaciones.

Dicho de otro modo: en el periodo del nacionalismo revolucionario y autoritarismo priista se efectuaron tres de cada 10 cambios, en tanto que en el periodo neoliberal se han llevado cabo siete de cada 10 modificaciones.

El primer lugar en cambios se lo lleva Peña Nieto con 147 modificaciones, seguido de Felipe Calderón con 110.

En estos 33 años de gobiernos neoliberales se fueron eliminando (o dejando de aplicar) los artículos constitucionales que garantizaban los reclamos populares y los derechos sociales. Por ejemplo, los que tenían qué ver con propiedad de la tierra, el derecho a la educación, salud y salario digno y prestaciones laborales.

Los cambios introducidos con Carlos Salinas de Gortari con la modificación al Artículo 27 (propiedad de la tierra) fueron un parte aguas porque permitieron todo el proceso de privatización de los bienes nacionales y crearon la legislación para el despojo, con la Ley Minera por delante en la que se estableció que las actividades de explotación (es decir, un negocio privado) tenían prioridad sobre cualquier otra actividad económica (es decir, el derecho a la tierra para la reproducción de la vida).

Desde entonces se ha intensificado el sentido de la Constitución como un garante de la inversión privada y los intereses de las corporaciones, en detrimento del cumplimiento de reclamos sociales y ampliación de derechos. Por eso, la Constitución cuyo siglo se festeja, es en realidad otro cuerpo legal: una legislación para y por el valor de cambio y no para el valor de uso.

Lee También

Comentarios