Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Es lo que es

Es lo que es

Es lo que es

Confieso que estoy ante un guisado de contradicciones antes de emprender la redacción de la presente colaboración; muy probablemente se deba a los 37 años que he vivido en una cotidiana cercanía con la discapacidad intelectual —Martita, mi hija— y al comprobado amor que siento por los perros —uno de ellos, pastor alemán, cuidaba maravillosamente a mi hijita— sin embargo, sigo entendiendo que la inclinación a la filantropía, al altruismo emana de un cierto tipo de vibraciones morales generadas en la psique —contraposición de lo meramente orgánico— de cada ser humano, y que este tipo de impulsos se guían por un elemental principio de prioridades; sabio es el que se compadece del prójimo y prójimo es PERSONA.  Paso a explicarme, no sin antes dejar por cierto que con base a estadísticas confiables el abandono de miles de PERSONAS en condiciones de alta vulnerabilidad esta aquí, allá y acullá, fatal e ineludiblemente y su atención vive estacionada en el fangoso mundo de la indiferencia.

De un tiempo a la fecha, un cierto sector de la población ha destinado esfuerzos de todo tipo a favor de los animales, particularmente de los perros, esfuerzos que fundamentalmente están encaminados —así lo entiendo— a evitar la violencia y el maltrato hacia estas antiquísimas y populares mascotas, incluso, respetuosamente lo digo, se ha generado una especie de estereotipos en algunos sectores sociales, por ejemplo entre jóvenes con buena posición económica y activistas, también jóvenes, identificados con mascotas que lucen muy bien atendidas, justificando y racionalizando esa conducta. Finalmente están muy en su derecho.

El guisado de contradicciones se genera al conocer dos noticias recientemente publicadas; la primera, que en el parque Italia, rumbos de la colonia Providencia, se erigirá una escultura en homenaje al “perro abandonado” y la segunda, que pronto habrá psiquiatras para la atención de perros y gatos para tratamientos de conducta, previos estudios de laboratorio, resonancia magnética, electros, etcétera, etcétera: etologia es la especialidad. Sin dejar de reconocer el plausible esfuerzo que se hace a favor de los perros, no puedo evitar preguntarme si estamos ante un acto más de protagonismo y moda que de auténtica conmiseración hacia los animales. Perdón, pero llenar de cuidados a los perros dejando pasar de lado las carencias de miles de personas me parece, por decir lo menos, un guisado de contradicciones.

Se adjudica al impulsivo Lord Byron, sin comprobarse, la frase aquella de: “entre más conozco a los hombres más quiero a mi perro”, aludo a ella, porque quiero pensar que esta, para mi, exagerada atención a los canes no guarde, muy en su interior, una tendencia misantropíca, y para colmo, que este sector promotor viva exculpado del apoyo a PERSONAS en situación vulnerable. Una última recomendación: para los que me califiquen de necio, invoquen al “poeta en ratos de ocio”, Ibn Tazi, que dice: “No te enojes ni respondas/ si es que te injurian los necios/ ¿o es que a ladrar te pones/ cuando te ladran los perros?”

Lee También

Comentarios