Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

¿Es ilegal la patanería de Cervantes?

¿Es ilegal la patanería de Cervantes?

¿Es ilegal la patanería de Cervantes?

Tener un Ferrari con placas de Morelos no es ilegal.

Es una patanería, es una burla, es una grosería, es un insulto y habla muy mal de un funcionario público, pero no es ilegal. Es una muestra más de lo costoso que sale poner tantas excepciones a nuestro sistema recaudatorio y una raya más a las críticas que se le han hecho al procurador Raúl Cervantes, pero la verdad es que le han dicho cosas peores y miren, ahí sigue. Se le resbalan y mientras no sea responsable legalmente de las cosas feas que hace, los mexicanos podemos decir misa.

Raúl Cervantes es experto en hacer cosas feas que no son ilegales. No es ilegal que compre un Ferrari, pero es ofensivo que un funcionario público tenga un auto de lujo de carreras para la Ciudad de México, aparte de que es tonto, porque el promedio de velocidad ronda los 30 kilómetro y en los estacionamientos le hacen rayones.

No es ilegal que saque placas en Morelos, pero es una bofetada a los millones de capitalinos que aportan. La tenencia es un ingreso importante para el gobierno chilango. Cervantes usa las calles y los servicios de la Ciudad de México sin ruborizarse porque un estudiante que paga su boleto de metro pone más dinero que él.

Y ya que estamos en las cosas no ilegales que hace, sigamos: no es ilegal que pida secreto para sus datos patrimoniales, pero es una actitud sospechosa y además impráctica. Esta semana, sus voceros defensores explicaron a los periodistas que todo estaba registrado en su declaración patrimonial. Pues sí, pero esta es secreta. Lo único que sale en la versión pública es su currículo.

No es ilegal tampoco que haya omitido sus conflictos de interés en la versión pública de su declaración, como no es ilegal que sea priista o amigo de Peña Nieto, pero no aceptar las implicaciones que esto tiene para un cargo que requiere imparcialidad, es la actitud de un impostor.

En suma: a Raúl Cervantes no se le puede regatear inteligencia y no se le puede acusar de violar la ley. Ya vemos, eso sí, que no le importa ser farsante, vivir en el secreto, ser un impostor, un vivales, un mentiroso y un patán. Nada de eso es ilegal, pero ningún mexicano debe aceptar que un hombre así sea un funcionario público.
 
Aristóteles como escenografía

Del quinto informe de gobierno del Presidente de la República hay que decir dos cosas: cada vez hacen mejor el informe escrito y cada vez hacen peor el acto simbólico con el que lo visten. Ahora lo convirtieron en un aniversario al que invitaron a los amigos, en la casa del Ejecutivo, y vergonzosamente, utilizaron a los gobernadores como escenografía lateral mientras Enrique Peña Nieto se presentaba como el muñequito del pastel en este quinto aniversario. Eso no refuerza la imagen del Ejecutivo: menoscaba la de los gobernadores.

Lee También

Comentarios