Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Eran muchos y...

Eran muchos y...

Eran muchos y...

La situación que vive el país es inédita. Tres estados del Sur están paralizados por bloqueos y marchas, incluyendo el paso de la frontera con Guatemala. Pero cuando se requiere de sabiduría política, sensibilidad social y, claro, de inteligencia, luego de anuncios de diálogo, dentro del país con las reuniones en la Secretaría de Gobernación y fuera en Canadá, lo que ha seguido es: la cerrazón.

Porque cuando se esperaba que en la mesa de negociaciones se lograra la distensión de la tensión creada, cuando se pensó que podría haber acuerdos en cosas importantes más allá de la reforma, lo que ha seguido son las declaraciones —¿forzadas?— de Osorio Chon: “Si no hay opción, tenemos atribuciones, y tenemos que cumplir con nuestra responsabilidad. Nuestro mandato es el uso de la fuerza con protocolos en el que no se pierdan vidas”. Declaración desafortunada, mucho más después de los sucesos de Nochixtlán, Oaxaca.

Porque la Policía no tiene la disciplina para el seguimiento estricto de los protocolos, porque tampoco han capacitado ni a los de a pie, ni a los mandos medios de manera suficiente para implementar dichos protocolos. Porque hay momentos en que las amenazas son un llamado de lucha, porque la población, especialmente en estos tres estados, está al tope; ha sido lastimada, empobrecida, engañada, golpeada, todo, menos respetada, luego tomarán estas palabras como un agravio. Lo son.

Porque el Estado al que se le ha terminado la capacidad política y debe recurrir al “uso de la fuerza”, es un Estado no sólo debilitado, sino perdido. Porque duele que lo que inició Osorio Chong haya sido truncado por la cerrazón de un jefe que quiere todo menos reflexionar en las ampliadas consecuencias, en tiempos del cólera social...   
 
Porque llama la atención que la población de Chiapas, Oaxaca y Guerrero siga estando, a pesar de los bloqueos, del lado de quienes protestan, y esto no debe ser pasado por alto. Porque no se trata de quitar a los rijosos de en medio, es que ese “medio” lo abarca casi todo.  

Porque hay momentos en los que dar un paso atrás significaría avanzar, garantizar lo ganado, pero pareciera que el mejor recurso que se les ocurre son los golpes y la barbarie...Barbarie como la de Nochixtlán donde los protocolos “fallaron”dejando una población llorando muertos que pudieron evitarse. Barbarie porque aún hoy no hay explicaciones oficiales de lo sucedido, dilación que espera la amnesia de una sociedad que ya no olvida.

Barbarie del gobernador Duarte de Veracruz que, con la ausencia de la Policía Estatal, posibilitó la agresión a pedradas contra el gobernador electo de ese Estado y el presidente de Acción Nacional. Táctica peligrosa en un país inundado de rabia; acciones detonantes cuando todo el terreno es flamable.

Golpe a los mexicanos cuando en tiempo de recortes e inestabilidad económica se les ocurre construir un faraónico proyecto para el INE que incluye áreas deportivas, no para la población, claro, dos torres de 14 pisos y huertos...mientras los centros de atención ciudadana en el país son espacios reducidos, sin casi sillas aún para los de la tercera edad, lugares donde todos se hacinan para lograr la credencial que les permita ser, de manera oficial.

Y por si fuera poco, el anuncio del alza en la gasolina, golpe seco que tendrá repercusiones en la inflación. Así, en México, en tiempos del cólera social y penurias económicas, eran muchos los políticos ineptos y a la abuela se le ocurrió parir...

Lee También

Comentarios