Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

El síndrome del industrial

En 2008 murió el niño Miguel Ángel López Rocha tras caer a las aguas del contaminado Río Santiago. En aquel entonces se culpó, en parte, a las empresas que vierten sus desechos tóxicos al cauce, pero se desató una mayor polémica por una frase emitida por el entonces líder de los industriales en Jalisco, Javier Gutiérrez Treviño: “Por ingerir un buche de agua del Río Santiago nadie se muere”, aseguró ante los cuestionamientos de la prensa.

Por esa declaración, los medios de comunicación lo retaron: ¿Usted se lo echa (el buche)? Su respuesta: “Sí, yo creo que sí me lo echo... no pasa nada…”.

Nunca cumplió el reto y quedó exhibido con todos los adjetivos calificativos que se le pueden sumar.

El tema trasciende por varios puntos. Primero: porque este mes se cumplen nueve años del fallecimiento de Miguel Ángel. Segundo: porque todos los Gobiernos (federal, estatal y municipales) han incumplido de forma integral con la macro-recomendación que emitió la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco tras la muerte de Miguel Ángel (organismo incapaz para hacer cumplir sus observaciones). Tercero: porque la inversión multimillonaria en la Presa de El Ahogado no resolvió 100% la contaminación en la zona. Y cuarto: hay otra frase emitida por el nuevo coordinador del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco que provoca la misma irritación. Se trata de Daniel Curiel Rodríguez.

La declaración del nuevo líder de los industriales no se relaciona con Miguel Ángel ni la polución del Río Santiago, pero permítame mezclarla, en recuerdo a Gutiérrez Treviño, para evidenciar el nivel de uno de los representantes de los principales empleadores en Jalisco.

El año pasado, tanto el Gobierno de Aristóteles Sandoval como el sector empresarial e industrial presumieron que Jalisco alcanzó la cifra récord en la generación de empleo: 89 mil 188 nuevas plazas. Lo que la autoridad evade es que uno de cada tres de esos empleos (32%) percibe la raquítica cantidad de entre uno y dos salarios mínimos diarios: de los dos mil 191 a los cuatro mil 382 pesos mensuales. En otra arista, la mitad de esas contrataciones percibe menos de los seis mil 600 pesos. ¿En serio es de presumir ese récord?

Con ese contexto, la semana pasada se les preguntó a las autoridades y a los representantes de las cúpulas empresariales sus posturas ante los bajos salarios de los jaliscienses. José Palacios Jiménez, secretario de Desarrollo Económico, remarcó que el Gobierno trabaja en materia de capacitación para que las personas estén más preparadas y obtengan mejores empleos. ¿Alguien ya recibió esa capacitación? De risa.

Por su parte, el presidente de la Coparmex, José Medina Mora, propuso un aumento al salario mínimo diario para que se ubique en 89.35 pesos, para “cumplir” con lo “necesario” para tener el mínimo nivel de bienestar de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). ¿Qué opinan?

Sin embargo, destaca la respuesta de Daniel Curiel Rodríguez, el líder industrial: “El salario mínimo debería estar hoy, por lo menos, en los 100 pesos… y deberíamos elevarlo al doble para que llegue a los 160”. ¿Qué tal?

Los retos para Daniel Curiel Rodríguez

Si Javier Gutiérrez Treviño nunca cumplió con tomarse un buche de agua del Río Santiago, la declaración de Daniel Curiel Rodríguez amerita el reto para que demuestre cómo hará efectiva su propuesta. Está obligado.

En Jalisco hay 53 mil 545 empresas, de las cuales 5 mil 770 son industrias, 31 mil 973 son compañías de servicios y 15 mil 802 figuran como empresas del sector comercio, con base en el Sistema de Información Empresarial Mexicano.

Una pregunta para Daniel Curiel Rodríguez: ¿Cuándo nos transparenta el número de empleados de esas industrias que tienen un sueldo menor a los dos salarios mínimos diarios y cuántos superan los cinco salarios (netos)? Una más: ¿Cuándo hará efectiva su declaración, ya que depende de los dueños de las industrias que usted representa, el aumento al salario que propone?

Deja le recuerdo al industrial que, en Jalisco, el número de personas que gana más de cinco salarios mínimos diarios (alrededor de 11 mil pesos mensuales) se redujo entre los años 2007 y 2016: pasó de 364 mil a 243 mil jaliscienses. Así de fulminante. Esto significa que la población trabajadora se concentra cada vez más en los niveles de salario más bajos.

Por su parte, la población que recibió entre uno y dos salarios mínimos diarios aumentó de 693 mil a un millón 169 mil. Más empleo, pero precario.

Por eso remarco la declaración de Daniel Curiel Rodríguez e insisto: ¿Cuándo hará efectiva su propuesta? Podría revertir la tendencia referida, en el sentido de que se reforzaría la cifra de jaliscienses que se acercan o ganan más de cinco salarios mínimos.

Daniel Curiel Rodríguez tiene varias opciones. La primera: demostrar su liderazgo y hacer efectiva su declaración, pero subrayando los tiempos precisos para su cumplimiento. Segunda: abstenerse de opinar o ser cuidadoso con sus declaraciones en el contexto económico actual, con todos los efectos derivados del aumento en los precios de las gasolinas, la energía eléctrica y el gas. Tercera: contagiarse del síndrome del industrial padecido por Javier Gutiérrez Treviño y pasar a la historia como otro de los cómplices del empleo mal pagado en Jalisco, pero con frases emblemáticas que exhiben ignorancia o perversidad frente a una clase trabajadora con salarios bajos, en el comparativo de otras entidades federativas como Ciudad de México, Campeche, Nuevo León, Querétaro, Morelos y hasta Veracruz, por ejemplo, con base en los salarios diarios reportados por el IMSS —del ingreso per cápita por Estado mejor ni hablamos—.

Hay un dato demoledor: en Jalisco la población ocupada asciende a 3 millones 571 mil 709. De esa cantidad, solamente 243 mil 392 ganan más de 11 mil pesos mensuales. Así o más claro.

Lee También

Comentarios