Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 12 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

El secuestro

El secuestro

El secuestro

Como ya sabrá el lector, el hijo del “Chapo” Guzmán, Jesús Alfredo Guzmán Salazar —el cual se dice está metido hasta el fondo en el negocio familiar—, fue secuestrado junto con otras cinco personas más en Puerto Vallarta el pasado lunes 15 de agosto por la madrugada, en el famoso restaurante La Leche. Por el personaje implicado y las circunstancias del hecho, con un operativo efectivo y rápido, y con armas largas de asalto, se puede inferir sin margen para el error que se trató de un acto planificado por la inteligencia del crimen organizado y con un objetivo claro: retener al hijo del capo en franco declive, para obtener algo a cambio o para asesinarlo, y/o torturarlo para obtener información (al momento de escribir este texto no hay más que rumores de que los secuestrados ya aparecieron sin vida —lo cual no extrañaría dada la costumbre del narco de “levantar” para matar—, pero no hay que descartar cualquier otra motivación, tal como aparentemente lo está haciendo la PGR que atrajo el caso, con el auxilio de la fiscalía del Estado de Jalisco y otras autoridades locales).

Lo anterior significa que el hecho narrado no es el inicio de secuestros en restaurantes de manera indiscriminada, ni mucho menos algo que deba espantar al turismo de Puerto Vallarta. La circunstancia de que ocurriera ahí es eso, algo circunstancial. Pudo haber pasado en la Ciudad de México, en Monterrey, en Guadalajara, en Culiacán, en Cancún, en Acapulco, en Tijuana, o en cualquier otro lugar e incluso fuera del país. Hay que recordar que la mafia mexicana ha logrado convertirse en trasnacionales del crimen y que opera en todos los rincones del país, y la causa del secuestro no necesariamente tiene que ver con el control del narco en Jalisco; aunque no se puede descartar esa hipótesis. Pero esto no da para el pánico, pero sí para recordarnos que la autoridad poco puede hacer para proteger los ataques de los malandros contra los malandros. Proteger mafiosos no es chamba del gobierno, sino proteger al ciudadano de a pie.

¿Que quién fue? Pudo haber sido cualquiera de los enemigos de él o de su padre. Ya sea al interior de sus alianzas estratégicas o de la competencia. Desde el cártel Jalisco Nueva Generación pasando por Los Zetas, Los Beltrán Leyva, hasta el mismo cártel del Pacífico o de Sinaloa, etcétera. Pronto sabremos en qué termina este episodio, los causantes y las consecuencias en la guerra entre carteles.

Pero aún tratándose de presuntos delincuentes, es de hacer notar la seriedad con las que las autoridades han decidido investigar lo pasado. Porque si bien no pueden jugar a la prevención del delito entre matones, sí lo pueden investigar con seriedad, porque a pesar de ser tanto los secuestrados como los secuestradores presuntos malhechores, el hecho delictivo ahí está y merece una respuesta diferente a “un ajuste de cuentas” que solo abona a la impunidad.

Lee También

Comentarios