Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

El sabor del automóvil

Por: Sergio Oliveira

El sabor del automóvil

El sabor del automóvil

Cuando en México se piensa en países productores de automóviles, los primeros que vienen a la mente son Estados Unidos, Alemania y Japón. Esto es comprensible por el volumen actual y la presencia de marcas de esas nacionalidades en el país, pero es un olvido histórico y si hacemos una especie de analogía culinaria, veremos que dejar a Francia a un lado es como no poner la sal en el huevo cocido del desayuno. Luego de estar una semana en París, visitando uno de los cinco mayores salones de autos del planeta, conduciendo a algunos de sus coches y observando a muchos de ellos en las calles, no puedo más que pensar que si la tecnología hoy viene de los germanos, la durabilidad de los nipones y el tamaño de los estadounidenses, la sal, la pimienta y la salsa de la industria automotriz global, sin duda llegan de Francia.

Pero esto no es todo. Francia no produce sólo autos lúdicos como el Mégane RS o estéticamente atrevidos como toda la gama DS. PSA, el grupo que controla a Peugeot y Citroën (ahora también a DS, que ya es marca), es el octavo mayor fabricante del mundo. El Peugeot 308 fue elegido “Auto del Año en Europa” y luego de manejarlo, me quedó claro el porqué. Es un magnífico hatchback en manejo, desempeño y —más que nada— en terminados, superando incluso al punto menos que perfecto Volkswagen Golf. No es todo. Peugeot tiene un departamento dedicado exclusivamente al estudio y la puesta en práctica de soluciones de movilidad urbana. Una de ellas se llama “Share you Fleet” (Comparte tu flotilla) y apoya a empresas a bajar el costo de sus flotillas a través del uso común coordinado de parte de sus empleados, que pueden incluso rentar esos autos para propósitos personales el fin de semana y con esto gastar menos que al comprar y mantener un coche para sí mismo. El sistema MU Peugeot va más allá y permite el uso compartido de automóviles, utilitarios, motocicletas (scooters) y bicicletas eléctricas por cualquiera, basta que viva donde existe el programa y esté dispuesto a llenar una forma por Internet con sus datos personales y de cobranza. Puedes rentar un auto y luego cobrar por dar aventones a otros de tu trabajo que usen destinos similares al tuyo, disminuyendo para todos el costo de propiedad de un vehículo.

Renault tiene a cuatro vehículos eléctricos: el Twizy, el Kangoo, el Fluence ZE y el Zoe. En este último ellos rentan la batería a los propietarios, que con eso se quitan de encima el problema de qué hacer con la parte más cara del vehículo una vez que su ciclo de vida termine, lo que ocurre alrededor de los ocho años. En la Fórmula Uno es proveedora de motores a cuatro equipos y ha ganado nada menos que 12 campeonatos mundiales.

Pasado brillante

Hagamos una pausa en la película y regresemos al salón de París de 1955. Era una época en la que la inmensa mayoría de los autos aún lucía como lo que hoy conocemos como “carcachitas”, es decir, autos pesados visualmente, con una gran parrilla adelante, vidrios chicos y casi siempre pintados en colores oscuros. Todos parecían iguales de alguna manera hasta que Citroën puso en el estrado un auto que revolucionó a la industria: el DS. Sus formas eran aerodinámicas, fluidas, delgadas, sensuales. Lucía como llegado del futuro. Tecnológicamente no fue un paso hacía adelante, sino un gigantesco salto, uno de los récords que tardan años en ser rotos.

El Citroën DS fue pionero en muchas tecnologías. Tuvo más de 50 patentes mundiales. Casi todos saben que fue el primero en usar una suspensión neumática de altura ajustable y frenos de discos delanteros. Muchos menos tienen conocimiento que fue el primero en usar materiales que hasta hoy son estándar como el tablero de plástico. Fue más allá, su cofre es de aluminio. La dirección hidráulica, que la mayoría de los autos usa hasta hoy, llegó primero en el Citroën DS. También los frenos asistidos. Si hoy no necesitamos quitar las manos del volante para poner las direccionales o prender los faros, lo debemos a André Lefèvre, el ingeniero encargado del proyecto y a Flaminio Bertoni, quien fue el mago que diseñó las líneas que, para la mayoría de expertos y del público —a los que me sumo con fervor religioso— es el auto más hermosos jamás construido.

En los años 60, el DS fue el primer auto cuyos faros acompañaban la dirección en las curvas. El DS fue tan innovador, que usó materiales que hasta hoy aún no se usan regularmente, pero seguramente se harán en el futuro, como el techo hecho totalmente de plástico.

Los que tuvieron el privilegio de asistir al salón de París de 1955, de ahí salieron sin pensar en otro auto más que el Citroën DS, cuyo equilibrio incluso mecánico era tan perfecto, que le permitía circular  sin una de sus ruedas traseras.Ningún auto en la historia de casi 130 años desde la invención patentada por Karl Benz —y reclamada por los franceses, ya que Edouard Delamare.Deboutteville construyó un auto propulsado por un motor de combustión interna en 1884, un año antes que los alemanes— fue tan impactante como el Citroën DS.

Si hoy ya no tiene el papel protagónico de entonces, Francia sigue poniendo mucho, mucho sabor en la hechura de sus autos. Y cualquiera que los ame, por más que piensen que un verdadero auto sabe un poco a pizza debido a los italianos, necesita probar a un francés. Porque los autos, de alguna manera, deben saber a Fois Gras.

Lee También

Comentarios