Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

El nuevo año

El nuevo año

El nuevo año

La vida del país sufrió graves derrotas y está bajo el agobio de múltiples problemas, sin embargo, no todo está perdido. Y 2016 es año clave para que esta administración sexenal  tome las riendas del país y lo haga tirar pa´lante,  que no es lo mismo que moverlo.

Porque el nuevo año es la última oportunidad para Peña Nieto de recomponer Gobierno, de lograr reducir los agujeros negros creados, posibilitando dos años de mejoras y no sólo esperar la siguiente elección. Pues a pesar de que la Presidencia cree que ganó con el silencio y la impunidad, si en 2016 no da un positivo golpe de timón, no sólo habrá perdido su capital político, sino que el país sufrirá con pocas posibilidades de recuperarse.

 Y para sostener este argumento hay un sector que lo avala, pues a pesar de haber tomado posesión sólo hace unos meses, los cambios que está llevando a cabo el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade,  hacen posible apostar, luego de muchos tropiezos y errores de los titulares anteriores, en una recuperación de la calidad de vida de la población más empobrecida del país, uno con tantas y tan profundas desigualdades.   

Porque este secretario tiene una trayectoria caracterizada por trabajos de fondo que han beneficiado a varios sectores, como los estímulos al campo en Banrural y, desde luego, en la Cancillería donde reorientó la política exterior mexicana y la llevó hacia altos niveles que no había tenido en décadas.

Otro funcionario que sin duda tiene capacidad es el de Hacienda, sin embargo, puede y debe dar más, y con mayor sensibilidad, en este año, respecto a las condiciones en que la población se encuentra. Además de ofrecer asesoramiento a otros sectores donde su conocimiento puede ser una buena brújula, siempre que se aleja de los Chicago boys...

Pero como, tristemente, el monte completo no es de orégano...todo lo demás en el país está a la deriva, si no es que haciendo agua. Porque las áreas nacionales hoy golpeadas son demasiadas y el país ya no soporta tanto vacío. La corrupción avanza sin freno; el crecimiento no sólo ha sido estancado sino que la economía se mueve para atrás; la inseguridad, como caballo desbocado, galopa,  y el control y la seguridad en regiones de Guerrero, Michoacán y Veracruz está perdida, a lo que se agrega la violencia hacia los niños, en la actualidad el “daño colateral” de la inseguridad. Y, por si fuera poco, la credibilidad política, tanto de funcionarios como de legisladores, sigue en retroceso.

Luego, el país vive todo un galimatías de yerros. Pero he ahí que en la bastedad de áreas dañadas está la inmejorable oportunidad de este sexenio. Pues en cualquiera de estos lodazales que se hagan cambios positivos, como los realizados en la secretaría de Desarrollo, y se implementen las estrategias correctas para solucionar alguno de los problemas elegidos, de inmediato, ante el desierto de resultados, los beneficios se verán.

Así que el abanico de posibilidades para que el Presidente elija, se luzca y dé al país un poco de sosiego y esperanza, es enorme. Ojalá que no lo desperdicie. Ojalá que no siga apostando por la evanescencia, y que esta vez sí se comprometa con este país que tuvo mejores momentos. Un país cuya población se aferra a la posibilidad de que no todo está perdido, pero sólo si en este 2016 desde la Presidencia y el gabinete se actúa con inteligencia y compromiso social.   

Lee También

Comentarios