Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

El mexicano rudo

El mexicano rudo

El mexicano rudo

Una de las más importantes características de nuestro modo de ser es la suavidad con la que tratamos a las personas. Desde los tonos de voz que expresamos en nuestras expresiones coloquiales, hasta una dulce y acogedora cortesía.

Hay quien dice que nuestros meseros son ejemplo de este trato amable y cortés, pues lo hacen de una manera sensible afectiva y con verdadera eficacia.

Los mexicanos, cuando estamos de buenas, somos personas con muy bonito carácter, pero si nos “agarran de malas” entonces nos sale ese lado violento y rudo que casi todo mexicano puede tener.

Cuidado cuando nos enojamos, nos sale el “chamuco” y explotamos llenos de ira desquitándonos con quien esté enfrente, sea quien sea.

Algunos sociólogos de la familia han señalado que muchos mexicanos son ejemplo de buen trato y modales, pero fuera de su contexto familiar. Porque ya estando en casa, las cosas son distintas. El mal genio aflora y explota de un momento a otro y muchas veces por cualquier tontería.

De estar de buenas y con un semblante agradable y afectivo, el mexicano rudo puede saltar con ira en un momento inesperado y transformarse en un ser irreconocible y pleno de manifestaciones de agresividad e insulto.

Es muy conocida la expresión de “candil de la calle y oscuridad de su casa” y es ciertamente una dualidad que puede marcar la pauta de cómo podemos llegar a ser muchos mexicanos. Mientras que tenemos una excelente actitud en nuestra vida social y laboral, ya dentro de los muros del hogar es otra cosa, el angelito de la oficina y los negocios se convierte en un monstruo en las relaciones con la familia.

Ni quién lo pudiera imaginar tan amable y educado en la calle, y tan majadero y grosero en casa.

No se puede negar que también muchos hombres de negocios son una perita en dulce con los clientes, pero unos verdaderos patanes con sus colaboradores y empleados. Y es que el espectro del mexicano rudo, siempre está al acecho de los que no han superado su dualidad de humores y mal manejo de emociones. Un roce, una contradicción, un error, una desobediencia o cualquier cosa que no le parezca, y el rudo  explota de la nada para descargar su furia contra el que le viene en gana.

¿Quién pudiera imaginar que ese pequeño hombre, tan dulce y educado en su trabajo, cuando llega a casa y se encuentra con algo que no le parece, puede cambiar en un segundo y sacar toda su frustración y coraje del día con su esposa e hijos?

Y todo porque el enojo está latente en su interior y cualquier cosita, lo hace explotar.

El mexicano rudo se puede convertir en un ser peligroso y capaz de muchas fechorías cuando está bajo los efectos del alcohol, las drogas, los celos, la codicia, la avaricia y, en fin, muchas de las afecciones humanas le facilitan que la violencia y los sentimientos de odio y venganza afloren la rudeza.

Lee También

Comentarios