Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

El cuento del aumento al salario

El cuento del aumento al salario

El cuento del aumento al salario

Ahora, la competencia política entre los proyectos de Enrique Alfaro y Aristóteles Sandoval está centrada en el salario mínimo. Por un lado, el presidente municipal de Guadalajara decidió acompañar a Miguel Ángel Mancera en la aventura de promover el incremento a los sueldos a nivel nacional. El jefe de Gobierno de la Ciudad de México —quien igual que Alfaro, tiene la mira puesta en las elecciones del año 2018— incluso hace visitas a diferentes puntos del país para promover esa agenda en la que supuestamente tiene el apoyo de importantes figuras del sector empresarial.

En su visita a Guadalajara, Mancera se dejó ver y acariciar por las cámaras junto con Alfaro Ramírez.

En tanto, algunos días después, pero en lo que parece una evidente reacción, el gobernador de Jalisco lanza el anuncio de un proyecto de reformas que será enviado al Congreso del Estado para conseguir, en los siguientes tres años (lo que resta de su administración), que el salario mínimo se duplique.

Complicado, incluso incongruente, que por un lado el mandatario realice giras internacionales para atraer inversiones extranjeras en defensa de las fuerzas de la economía como fórmula para mejorar la situación económica de los habitantes del Estado, y por otro se proponga regresar a la década de los años 70 del siglo pasado, cuando la rectoría del Estado sobre todos los aspectos de la vida nacional, incluido el económico, era una práctica que ahora se observa como una aberración.

Pero para no perder líneas y tiempo en la discusión sobre la intervención del Estado en la vida económica de la comunidad (aspecto éste que, por otra parte, debiera revisarse para recuperar varios elementos positivos), el marco legal sencillamente no permite mejorar los salarios por decreto, mucho menos cuando las últimas reformas federales en la materia condenan a la desaparición la figura del salario mínimo.

Que los salarios deben aumentar es algo que saben y exigen millones de mexicanos a lo largo y ancho del país, igual que saben de qué tamaño es la indignación que se enciende al solo mencionar los sueldos de diputados, magistrados, secretarios, gobernantes y demás miembros acaudalados de la burocracia, ya sea municipal, estatal o federal.

Pero las propuestas que se hacen públicas, la del binomio Mancera-Alfaro y la de Aristóteles Sandoval, son punto menos que inviables. Podría decirse que se trata de engaños.

Cuando el gobernante de la capital del país menciona las alianzas que ha construido con líderes del sector empresarial, omite los nombres, el tamaño de las fortunas comprometidas, la estrategia para modificar una dinámica que durante décadas se impuso hasta convertir a México en el país miembro de la OCDE más injusto en la distribución de la riqueza que genera, pero que al mismo tiempo contribuye con varios miembros en la lista de Forbes.

Y cuando el mandatario de Jalisco menciona reformas legales, cabe preguntarte si serán nuevas normas que se sumarán a las muchas ya existentes pero que no se cumplen, como por ejemplo la Ley de Atención a Víctimas del Estado, que sencillamente no ha aplicado porque, aunque se creó desde febrero de 2014, aún guarda 26 millones de pesos que no han sido utilizados para reparar daños porque los jaliscienses no lo saben.

Sí, es necesario aumentar los sueldos. Pero las agendas políticas y electorales no son la vía.

Lee También

Comentarios