Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Éfeso y la política turca

Por: María Palomar

Éfeso y la política turca

Éfeso y la política turca

En 1895, el fundador del Instituto Arqueológico Austriaco, Otto Benndorf, recibió el permiso de las autoridades otomanas para trabajar en la excavación y la protección de las ruinas de la ciudad de Éfeso. Desde entonces Austria ha financiado y dirigido los proyectos, gracias a los cuales hay año con año un enorme flujo de visitantes que mucho beneficia a Turquía.    

>

    Pero sucede ahora que, tras 121 años de cooperación, el gobierno turco, según un comunicado oficial del 7 de septiembre de 2016, ha decidido, literalmente de un día para otro, suspender los trabajos de más de 250 científicos de veinte países dos meses antes de que terminara la temporada de campo.

>

    La ciencia y la cultura son una vez más rehenes de la política: en este caso, de los desvaríos del aspirante a dictador llamado Erdogan, que desde el sospechoso y fallido “intento de golpe de estado” de julio se ha dedicado sin freno al deporte de las purgas, las vendettas y la cacería de brujas, en la más pura tradición de todas las tiranías, como ya advirtieron en una carta la pasada semana el premio Nobel turco Orhan Pamuk y muchos otros intelectuales de todo el mundo.*

>

***

>

En la época clásica, el asentamiento griego de Éfeso, en la costa egea del Asia Menor, fue una de las doce ciudades de la Liga Jonia. En la lista de las siete maravillas del mundo antiguo está “el templo de Diana en Éfeso”. Lo de “templo de Diana” suena muy romano, y ciertamente en la época del Imperio Éfeso tuvo gran importancia (fue la capital del Asia Proconsular) y era muy un puerto muy activo y poblado, junto a la desembocadura del río Caístro.

>

    Pero el Artemision (nombre griego del santuario), uno de los templos más grandes y ricos de la antigüedad, fue construido mucho antes de la época romana, alrededor de 550 AC, en un sitio ya antes ocupado por al menos tres edificios religiosos (el lugar estaba habitado desde la Edad de Bronce). En 356 AC, un loco llamado Eróstrato incendió el santuario. Su único móvil era hacerse famoso con tan estúpida hazaña (parece que ahora Erdogan aspira al mismo tipo de infamia). Cuenta la leyenda que Alejandro Magno nació precisamente la noche en que ardió el templo. Aunque se reconstruyó y funcionó otra vez, fue finalmente destruido a principios del siglo V DC. Se dice que algunas de sus columnas se usaron en Santa Sofía en Constantinopla.

>

    Pero Éfeso tuvo muchos otros edificios notables, como la biblioteca de Celso, cuya fachada cuidadosamente restaurada puede todavía verse. En la época bizantina, la ciudad mantuvo su pujanza y fue la segunda en importancia del Imperio en tierras asiáticas. Sin embargo, para cuando los bárbaros turcos se apoderaron de la región en 1304, Éfeso no era ya más que un villorrio semiabandonado.

>

    A mediados del siglo XIX unos eruditos ingleses (Edward Falkener, John Turtle Wood) lograron ubicar las ruinas del gran templo de Éfeso y obtener el permiso de las autoridades otomanas para excavar en la zona, con apoyo del Museo Británico.

>

* https://www.theguardian.com/commentisfree/2016/sep/11/turkey-coup-ahmet-altan-mehmet

>

Lee También

Comentarios