Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Efecto dominó

Por Aurelio López

En una temporada de fichajes y cambios tan extraña como la que hemos vivido, me cuesta trabajo calificar como sorprendente el traslado de Carlos Sainz a Renault.

Desde que comenzó el 2017 fue evidente que Jolyon Palmer no estaba en su mejor momento y rápidamente fue eclipsado completamente por Nico Hulkenberg, por lo que su despedida de la máxima categoría era inevitable, pero de ser reales los rumores, el británico tendrá que colgar los guantes y casco en el próximo mes.

Desde que Carlos mostró impaciencia y coraje a la escudería Toro Rosso, creo que las cabezas que rigen el futuro de ambas escuderías patrocinadas por Red Bull fueron hábiles al capitalizar el valor del piloto para lograr acuerdos en diferentes áreas. Toro Rosso puede brindarle a Honda el ambiente ideal para poder desarrollar su planta motor sin la presión inherente de McLaren y en especial Fernando Alonso.

La escudería de Faenza tiene los medios económicos para soportar los fracasos en el tiempo que le tome a la armadora nipona producir un motor competitivo, y sin la expectativa de triunfos se podría trabajar en mejores condiciones, y por consecuencia, McLaren heredaría la posición de cliente ante Renault para utilizar sus motores y en efecto podrían retener el talento del dos veces campeón del mundo.

Con la partida de Sainz, Toro Rosso tiene complicado su reemplazo. De completarse el trato con Honda, la escudería tendría que tomar una decisión entre su protegido Pierre Gasly, quien compite en Japon esperando el llamado a la máxima categoría, o el piloto apadrinado por Honda, Nobuharo Matsushita.

Con este análisis, creo que se explican dos de las piezas del domino que Carlos sacudió, pero falta una tercera; sin un asiento disponible en Renault, el futuro de Sergio Pérez parece sellado. Creo que “Checo” necesita firmar un contrato al mediano plazo que le garantice permanencia en el serial por lo menos hasta sus treinta años.

Desgraciadamente, para el tapatío no existen mejores opciones a las cuales aspirar. En Force India tiene una dinámica de equipo inmejorable y la escudería ha respondido brindándoles a sus pilotos herramientas no solo competitivas sino prácticamente inquebrantables.

Estoy seguro que para muchos de los seguidores la noticia no llegó a oídos amables, pero esta es la Fórmula Uno contemporánea, donde no necesariamente es el talento el que premia con un mejor asiento, sino el ajedrez que se juega tras bambalinas.

Comentarios @desdepista

Lee También

Comentarios