Viernes, 14 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Dylan Enorme

Por: Pablo Latapí

Dylan Enorme

Dylan Enorme

Lo sabíamos, lo sabíamos. Que le otorgaran el Premio Nobel de Literatura 2016 a Bob Dylan viene a confirmar algo que ya suponíamos. Desde hace décadas los grandes y auténticos poetas migraron de la poesía escrita a la música; las nuevas generaciones de poetas han encontrado formas mucho más universales de expresión en el mundo de la canción popular de todos los países, que en la poesía escrita.

>

Nos preguntábamos el porqué el mundo de las letras no había vuelto a dar poetas enormes como Pablo Neruda, Rafael Alberti, Federico García Lorca o Miguel Hernández, por mencionar a tan solo algunos. Y es que ellos fueron poetas que en su época eran tan populares casi como estrellas de cine, los jóvenes leían su poesía y muchos la plagiábamos de buena voluntad para romancear.

>

Desde luego que agradecemos que la Academia Sueca haya tenido el coraje cultural de romper paradigmas y otorgar el mayor reconocimiento literario a alguien cuyo talento no está en libros, sino en canciones, que son instrumentos mucho más populares hoy en día que la letra impresa. Y más, como herederos de los sesenta, que haya sido a alguien que ha representado la contracultura de una época precisamente de arranque e inicio a la contracultura y a la irreverencia totales.

>

Pero lo que más nos entusiasma es que al otorgar el Premio a un cantautor sienta a la mesa de los grandes de la literatura a toda esa pléyade de letristas que se distinguen precisamente por ser autores de auténticos poemas a los que pusieron música. Sin proponérselo, la Academia ha sentado en esa mesa a gente de la talla de Joan Manuel Serrat, de Alberto Cortéz, de Chico Buarque, y también a algunos de los que ya se fueron como George Moustaki o Jacques Brel.

>

Afortunadamente el Premio Nobel de Literatura no es un ejercicio democrático. Si fuera por votación popular ya imaginamos quiénes lo habrían ganado. Para nosotros como lectores es el Premio que generalmente año tras año nos abre las puertas a nuevos autores, la mayoría desconocidos, y nos invita a leerlos con la garantía de que son Premios Nobel. Y hoy, con el reconocimiento a Dylan, nos invita a sentarnos a leer detenidamente sus letras desde otra óptica: ya no como la música que nos acompañó durante décadas sino como un ejercicio de auténtica degustación literaria.

>

Más que nunca agradecemos que existan el Premio Nobel de Literatura y la Academia Sueca. Cuánto aporte.

>

Y para concluir simplemente citar a un poeta, Premio Nobel de Literatura 1913, Rabindranath Tagore, que escribió: “Cuando el hombre trabaja Dios lo respeta, pero cuando el hombre hace música Dios lo ama.”

>