Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Octubre 2019
Ideas |

Dos entradas, ninguna salida

Por: Diego Petersen

Dos entradas, ninguna salida

Dos entradas, ninguna salida

Uno de los puntos más descuidados de la ciudad, y que compite sin duda también por uno de los más gachos, es la salida al aeropuerto en el cruce de Lázaro Cárdenas y carretera a Chapala.

El desastre comienza porque en la salida a la lateral de Lázaro Cárdenas hay una alcantarilla, una vieja alcantarilla, que cada año reparan pero que siempre queda igual. No está diseñada para soportar el peso de los camiones que por ahí circulan y la reparación suele tener una efecto de dos a tres meses para después quedar exactamente igual: no conozco un punto tantas veces reparado de lo mismo. Más adelante, pasando lo que fue el primer hotel de paso reconocido en Guadalajara (las primeras célebres habitaciones con cochera de cortinita) está una especie de centro de transporte multimodal, porque ahí llegan y de ahí salen decenas de autobuses, y todo sucede en un peligrosísimo camellón de metro y medio de ancho por quince de largo con puente peatonal incluido (tan es una central camionera alterna que ya hasta venden virotes gigantes, de los llamados “de la central”). Por si faltara algo, los fines de semana ese es el ingreso al tianguis de automóviles usados más grande de la ciudad con lo cual se bloquea completamente un carril y aumenta el tráfico peatonal.

Lo absurdo es que frente a esta terrorífica y conflictiva salida tenemos dos ingresos: uno construido ex profeso para los Panamericanos, que es el puente que conecta a la carretera de Chapala con Lázaro Cárdenas (que también compite por uno de los más feos y mal diseñados de la ciudad, con un poste a media carretera) y la antigua gasa de ingreso que funciona perfectamente bien una vez que se retiraron los semáforos de ingreso al fraccionamiento Revolución.

Cuando se construyó el puente se discutió si debería ser de ingreso, de salida o de dos vías (eso sí era un absurdo). La decisión fue que durante Panamericanos se usara como ingreso para darle velocidad a la llegada de los atletas y altos jerarcas del deporte, y nunca más se volvió a tocar el tema. Usar el puente como salida y rehabilitar la gasa de ingreso permitiría no sólo agilizar el tráfico rumbo al aeropuerto, sino sobre ganar espacio para darle seguridad y dignidad a ese centro de transbordo multimodal, que seguramente no está permitido, pero ahí está.

Probablemente exista un argumento contundente para tener dos entradas y ninguna salida, pero lo cierto es que nuca se volvió a discutir el tema y sobre todo nunca se ha invertido un peso en solucionar el problema de quienes todos los días arriesgan su vida para tomar un camión.
 

Lee También

Comentarios