Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

¡Desde la calle!

¡Desde la calle!

¡Desde la calle!

Aunque a muchos pareciera que no les convence el hecho de salir a la calle para abanderar –mediante protestas- alguna de las muchas situaciones que nos lastiman en nuestro entorno, la verdad es que la comunidad en que vivimos debería de estar por lo menos agradecida con quienes desde la calle aportan su “granito de arena”, primero para repudiar acciones que ellos consideran contrarias al interés público (de los más), y en segundo lugar, porque pudiendo estar en la comodidad de sus casas, prefieren salir, asolearse, cansarse por la caminata y los coros de denuncia entonados a lo largo de todo el recorrido, en espera de ser escuchados.

En México –país-, en Jalisco y la Zona Metropolitana de Guadalajara de manera particular, ayer fue un día de fiesta civil, en donde miles y miles de ciudadanos salieron a manifestar su repudio (unos por los gasolinazos, otros por las medidas adoptadas por DT inquilino de la Casa Blanca en Washington, D.C.), en donde organizaciones civiles, universidades y personas de muy variados intereses sociales, económicos y políticos, se sumaron a una misma causa, a la cual un servidor titularía, como las manifestaciones por la dignidad.

Producto del hartazgo, sí, pero también de ese despertar –aún incipiente- de la conciencia ciudadana que durante décadas ha preferido la comodidad que implica esperar a que sean otros los que se manifiesten en nombre de todos y gozar del beneficio alcanzado por ese puñado de personas que algunos visualizan como revoltosos,  desquehacerados o hasta delincuentes.

Y aunque tampoco puedo dudar de que entre los “protestantes” que salieron a las calles del país el día de ayer existan personas que efectivamente representan tales calificativos, seguramente son los menos, y de ellos también habría que cuidarnos y estar alertas de sus acciones, pues fácilmente se convierten en provocadores y un puñado sale en busca de robar a quienes se descuidan en el camino.

No se puede desconocer que también los hubo, quienes salieron como a un día de campo; como ir a alguno de los paseos urbanos o plazas comerciales en donde te encuentras con conocidos, vecinos o amigos para hacer la “chorcha” o hasta acciones vinculadas a las relaciones públicas –sin faltar los “grillos”, preocupados porque las cámaras los tomaran o ellos mismos se tomaran para luego subir a las redes las fotografías y videos- , pero el caso es que ahí estuvieron, manifestando sus inconformidades.

Apunte: El “baño de pueblo”, como se estila decir en el argot político, es una acción que hace bien experimentar, en el cual uno puede darse cuenta de múltiples verdades y verdades a medias. Lo importante es no quedarse callados. No esperarnos a que otros hagan lo que debiéramos de hacer todos: manifestar de una o mil maneras nuestras inconformidades sociales, pero también aportar soluciones.

Lee También

Comentarios