Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

¿De verdad se renovó el INAI?

¿De verdad se renovó el INAI?

¿De verdad se renovó el INAI?

No gana uno para sorpresas o desilusiones. Será porque vivimos regidos por la Ley de Murphy: si usted cree que le tocó ver malos tiempos, prepárese, porque van a empeorar.

En mayo dejó la presidencia del Instituto Nacional de Acceso a la Información la comisionada Ximena Puente. Su gestión está retratada por la Plataforma Nacional de Transparencia, una carcacha en términos digitales. No sirve. Y en el mundo profesional, lejano a esa lalalandia que es el INAI, a quienes tuvieron la responsabilidad de crear, lanzar y mantener en funcionamiento esa herramienta ya los hubieran corrido de su trabajo.

El periodo de Puente al frente del INAI culminó de la única forma posible que la ley de Murphy contempla: en medio de una jugada tan increíble como delatora de su cercanía con el poder. Quiso ser fiscal anticorrupción. Sus intentos hacían como pato etc etc, y el pato tuvo que renunciar a la intentona de captura del nuevo puesto, ooootro intento de captura de ya saben quién. Puente apenas si aguantó un par de periodicazos.

Pero bueno --y aquí viene la desilusión-- ida Puente uno hubiera creído que las cosas podrían mejorar en el INAI. Uno, que es iluso, hubiera creído eso, pero los primeros pasos de la nueva presidencia, en la persona de Francisco Javier Acuña, no podrían ser más preocupantes. Y como ocurre en toda cosa murphyana, Acuña se descaró en un caso que uno (otra vez iluso) habría considerado una materia papita, pues involucraba un litigio de transparencia sobre investigaciones de la Procuraduría General de la República de una persona de alto interés público: Humberto Moreira.

En apretado resumen: el comisionado Joel Salas llevó el miércoles al pleno la solicitud de un particular para que la PGR informara de las investigaciones que tiene abiertas o cerradas al exgobernador de Humberto Moreira. Eso bastó para que el presidente Acuña apanterárase. Aquí la crónica de Reforma publicada ayer:

“El choque se dio entre el presidente Francisco Javier Acuña y los comisionados Joel Salas y Patricia Kurczyn, luego que el primero acusara al segundo de hacer “especulaciones” acerca de si Moreira había incurrido o no en actos de corrupción. “Clarificar ante la sociedad que nos sigue que, yo creo, que nosotros no somos tribunal persecutorio de ningún político del que se puedan hacer presunciones o aseveraciones relacionadas con corrupción”, sostuvo Acuña, quien no mencionó a Moreira por su nombre. Al continuar su argumentación, Acuña, (…) dijo que lo planteado por su colega Salas eran “especulaciones”. “Ese es el punto Patricia, es el punto al que se ciñe nuestro alcance. Lo que el solicitante, no, pues, aunque le cause risa comisionado Joel, a mí también me causó gracia su formulación. Y le dejo, como yo le dejé a usted terminar sus especulaciones y sus planteamientos”.

Salas solo proponía que se le pidiera a la PGR “realizar una nueva búsqueda de la información solicitada en todas las unidades administrativas competentes”, que el Comité de Transparencia de esa instancia “revisara la confidencialidad del pronunciamiento sobre la existencia o inexistencia de cualquier indagatoria”, que se entregaran los datos solicitados de “cualquier averiguación previa o carpeta de investigación que cuente con una sentencia condenatoria, un acuerdo reparatorio o una suspensión condicional”, y “cualquier averiguación previa en contra de Humberto Moreira, en trámite o determinada, y relacionada con actos de corrupción”.

Pero el nuevo presidente del INAI ni siquiera se atrevió a mentar el nombre de Moreira. Al final, el proyecto de Salas fue desechado.

Solo resta poner un anuncio como aquellos de antaño: Regresa, Ximena, te perdonamos.

Lee También

Comentarios