Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

De a Pechito para el Gobernador

De a Pechito para el Gobernador

De a Pechito para el Gobernador

El gobernador Jorge Aristóteles Sandoval tiene una oportunidad de oro para quedar como mago. Vamos, podría convertirse en el priista de más alto rango en comprometerse con la transparencia y la apertura a los ciudadanos de los espacios que ocupan, acaparan y dominan los partidos políticos.

Es algo que incipientemente empieza a verse en Jalisco y que podría él proyectarlo a nivel nacional, ganar reflectores y eventualmente colgarse la medalla.

La oportunidad se da alrededor del proceso para nombrar al primer fiscal general de la nación, una figura nueva, que hoy está entrampada por la necedad de los senadores del PRI de conservar el pase automático (que por cierto en su momento fue aprobado también por partidos de oposición) para que ese cargo sea ocupado por el actual procurador general de la República, Raúl Cervantes, quien es priista, ha sido senador por ese partido y además profesionalmente hablando muy cercano a Enrique Peña.

De este fiscal general dependería el fiscal anticorrupción, lo que se antoja perverso porque Cervantes sería el jefe del encargado de investigar al gobierno de Peña Nieto y el quehacer de todos los priistas que actualmente ocupan un cargo público.

Por las razones que se quiera, que quizás tengan que ver con la baja de popularidad del PRI en Jalisco, el emerger de Enrique Alfaro en Movimiento Ciudadano, la aparición del joven Kumamoto como superstar de la ciudadanía, el caso es que Aristóteles Sandoval ha peleado por la agenda mediática y ha ganado batallas importantes como el apoyo a la Ley Sin Voto no Hay Dinero, y también el acceso a destacados ciudadanos al proceso para elegir al primer fiscal general de Jalisco así como al fiscal anticorrupción. La idea ahora sería que el gobernador de Jalisco subiera esa misma postura a nivel nacional. Hasta ahora, ningún priista de primer nivel se ha pronunciado por la situación del procurador Cervantes, han callado, y el propio gobernador de Jalisco al ser interrogado sobre el tema lo único que atinó a decir es que “era un buen jurista”.

Jorge Aristóteles no tiene proyecto político a corto plazo; en un escenario donde hay enormes probabilidades de que a su partido le vaya muy mal en las próximas elecciones, y de que el gobierno de Peña Nieto sufra el linchamiento popular por la escandalosa corrupción que le ha acompañado, Aristóteles podría aprovechar esta oportunidad y ser la voz que, desde su partido, promueva transparencia e imparcialidad en la selección del nuevo Fiscal de la Nación.

Insistimos, quedaría como mago, y si bien aquí en el futuro seguramente se destaparán escándalos de corrupción en su gobierno, básicamente en la Secretaría de Obras Públicas, la de Educación y la de Salud, él saldría más o menos bien librado.

Es cuestión de que entienda su papel histórico.

Lee También

Comentarios