Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

¿Cuánto vale el río Verde?

¿Cuánto vale el río Verde?

¿Cuánto vale el río Verde?

Vale mucho más que el equivalente a tres pueblos de Jalisco, la productividad agroalimentaria de la zona de los altos, la dignidad del Estado, el honor de la palabra dada por un gobernador, la posible pérdida que su partido sufra en las próximas elecciones, más una erogación descomunal e injustificada de cuatro millones de dólares para hacer un estudio más acerca del proyecto “presa del Zapotillo”. Si todo eso es capaz de perderse a cambio de vender el río Verde, o lo que de él queda, al estado de Guanajuato, luego debemos pensar que dicho río vale mucho, pero mucho de verdad.

Sabemos quién lo compra, pero no sabemos quienes resulten ser los beneficiarios de la venta. La esgrima verbal al respecto ha sido permanente y compleja, frente a hechos tan simples como la devastación ecológica que ha generado la insaciable voracidad del estado de Guanajuato en buena parte de la cuenca del río Lerma, causa permanente no sólo de la crisis crónica del lago de Chapala sino especialmente de su alto nivel de contaminación. Hace muchos años que Chapala sobrevive gracias únicamente a los temporales de lluvias, porque los empresarios de Guanajuato afirmaron en su momento que mientras Jalisco quería un lago de adorno, ellos en cambio, con las aguas del río Lerma, producían riqueza.

Una mirada de tal torpeza puede explicarse desde la colisión de intereses que obnubilan la razón para inflar el bolsillo, y concedamos que en el mundo de las relaciones de poder y de dinero este tipo de sinrazones suela darse, pero justamente para eso está la autoridad y sus instancias, para resolver con equidad y justicia los conflictos de interés que se dan en la ciudadanía. Para eso están, a menos que les lleguen al precio.

La ecuación, que no el dilema,  es muy simple, Guanajuato seguirá dando agua, poca y envenenada a Chapala, mientras que Jalisco dará el agua del río Verde a la ciudad de León, agua desde luego menos contaminada; la decisión se ha de sostener pésele a quién le pese, es decir, a la sociedad, a la ecología, a la productividad de la región alteña, a la sustentabilidad de Chapala, y al abasto de agua potable para la ciudad de Guadalajara, todo sea para seguir solapando el caótico manejo de las aguas de la cuenca del Lerma y ahora de las del Verde en una larga historia de colusiones, corruptelas, abusos, sobornos, ineptitudes y ambiciones de gente pública y privada. Es México, del cual hay que hablar lo bonito, reza un comercial en boga.

A lo largo de este litigio que tan valerosamente han sostenido los habitantes de las poblaciones afectadas y la misma gente de los Altos, muchas veces dejados a su suerte como si sólo ellos se beneficiaran de su lucha, el apelo a numerosas instancias ha sido frecuente para favorecer la lucha ciudadana o para justificar las decisiones de gobierno, y esto es sin duda lo más grave: que el gobierno invierta el dinero de la ciudadanía, en concreto los últimos cuatro millones de dólares otorgados a la UNOPS, para ir en contra de la misma ciudadanía. Pero citar a la UNOPS “no tiene precio”, ¿verdad?

 

armando.gon@univa.mx

 

Lee También

Comentarios