Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

¿Creadores de opinión…?

Para nadie son ajenos los trascendentales cambios que los medios de comunicación, por los progresos de la imparable modernidad, hacen que la gente se encuentre más enterada, a más de la rapidez con la que la información le llega.  Empero…

Empero, también los cambios sociales manifiestos en todos los estamentos, han traído como consecuencia un sentido de impredecibilidad que se refleja de muy diferentes maneras.

A la que me refiero hoy, es sobre la llegada de Donald Trump a la Presidencia de los EE.UU. como caso sorpresivo ante las perspectivas que originalmente se presentaban, lo que ha llevado a reconocer, por donde se quiera mirar, el rotundo fracaso de los grandes medios informativos, con órganos de comunicación de indudable reconocimiento y prestigio que, tan simple como llanamente, fallaron.

Y fallaron, no en el sentido estricto de informar, que no.  Fallaron, sí, en el de crear opinión, que es una vertiente de la labor periodística, que señala, que marca, que define objetivos como tendencias, en base a una realidad que busca en los medios su forma de expresión, y por cuanto al tema que ahora refiero, es por lo impredecible que fue el caso de la elección con el resultado final.

¿Por qué…?

Porque le aseguro, paciente lector que me sigue, que nunca se hubiera imaginado que tratándose de un personaje, -respetando tendencias y preferencias-, que como se quiera que haya sido, era el candidato republicano para la Presidencia del país más poderoso del orbe con posibilidades de llegar a ocupar la Casa Blanca, lo que al fin consiguió, se le haya catalogado en periódicos, estaciones televisivas y emisoras radiofónicas, como un demonio tildado a la vez de xenófobo, racista y hasta comediante reprimido, misógino e irrespetuoso de la mujer, una reencarnación de Adolfo Hitler, en la personalidad de un empresario magnate, avillanado, fílmicamente hablando, sembrador de ira.  Vamos, un auténtico Satán y…

Y, no se diga en las redes sociales, en las que los ataques eran terribles, en algunos casos increíbles por los mensajes caricaturizados o spots poniéndolo como monstruo, con insultos personales de la más baja calaña, manifestando su aversión al personaje, por los inminentes riesgos que con su proceder y comportamiento hacían pensar que habría un rechazo que, visto lo visto, al final no se vio.

Con todo esto, nada se influyó en la ciudadanía votante dentro de un sistema electoral, como repetidas veces lo he escrito, complejo y anticuado, sobre todo, tratándose de la nación en la que priva la democracia más ejemplar del planeta.

Así, quienes iban por crear opinión tratando de orientar e influir, nada pues.

Ahora, preparándose para recibir el poder, ante advertencias y amenazas carentes del mínimo sentido diplomático, el mundo está a la espera de cómo vengan las cosas, y México, por cuanto al sector empresarial, que no por el gubernativo, “empieza a moverse…”

Ante la incertidumbre de cuál vaya a ser la posición de Trump respecto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, participando EE.UU., Canadá y nuestro país, un total de cinco mil compañías tanto nacionales como globales, programan un plan de cien días por 16 estados de la Unión en el vecino país, con el fin de destacar la importancia que reviste el acuerdo comercial.

Debo hacer notar, la trascendencia que tiene el plan proyectado, cuando todas las compañías son pertenecientes a la American Chamber of Commerce (AmCham), a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), a la International Chamber of Commerce (ICC), y al Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG), mismas que han destacado los beneficios claramente vistos del TLCAN para los tres países miembros, cuestionando las propuestas de Donald Trump, quien tomará posesión del cargo el 20 de enero del 2017.

Es importante resaltar que 77% del total de lo que Estados Unidos vende, lo compran Canadá y México, que recibe más de 40% de las exportaciones de la norteamericana nación.

Y…  PENSÁNDOLO BIEN.

Y…  PENSÁNDOLO BIEN, tal vez se requiera de una revisión del Tratado para modernizarlo, como se pretende por México, que se opone a la renegociación, cuando tiene 22 años de vigencia y en este tiempo ha habido evolución, pero como declaró el presidente de la American Chamber, “México no es el demonio” de Estados Unidos, y creo que la razón le asiste.

Lee También

Comentarios