Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Cómo mentir con estadísticas

Cómo mentir con estadísticas

Cómo mentir con estadísticas

Cuando estaba en el proceso de colocación de acciones de Telmex en la Bolsa de Nueva York, la primera acción mexicana que cotizaría en ese mercado, hice el clásico beauty contest. Este consiste en que los agentes colocadores, como JP Morgan, Goldman Sachs, Merrill Lynch entre otros, se presenten a explicar su track record (trayectoria), para ser elegido como el agente colocador principal. Todos y cada uno se presentaron como los mejores del mundo así que me vi obligado a preguntar lo obvio: ¿los mejores del mundo según qué? Así supe que cada quien medía lo que le convenía. Uno era el mejor del mundo porque en los últimos cinco años había realizado la mayor cantidad de ofertas públicas; otro lo era porque la que había realizado en el último año, era la que mejor recepción había tenido en el mercado. Cada quien ajustaba el tiempo a lo que más le convenía para demostrar sus aptitudes.

Hoy están muy de moda los indicadores y los ratings, incisivamente midiendo día a día a líderes políticos, marcas y percepciones. Una vez pregunté a un amigo en China ¿cuál era el índice de aprobación de un político?: “Lo sabremos en 50 años, me contestó”. Un contraste aleccionador de nuestra cultura de la instantaneidad y de información superficial. Sin embargo, muchas decisiones son tomadas con base en estos índices de popularidad y por estas fotos instantáneas que hoy saturan las redes.

Sucede igual con las estadísticas, cada quien hace lo que quiere. En mi artículo, “La caída de las democracias”, hablaba de la baja popularidad que las encuestas le daban al Presidente Peña Nieto. Él llegó al gobierno con el 38% de los votos, y yo me pregunto ¿el 19% (Julio 2017) que alegan es su ranking de popularidad de hoy, se hace sobre una medición de los votantes de esa elección o sobre la totalidad de la población? Porque son públicos distintos, y ambos pueden hablar de situaciones distintas. Nadie nos explica qué están midiendo. ¿Ese 38% bajó al 19%? ¿Quién está mejor, Trump con el 35% de aceptación o Macron con el mismo 37%? Los periódicos anuncian ambas caídas como si fueran comparables y ¿lo son? ¿Podríamos decir que las motivaciones del electorado francés son las mismas de los estadounidenses?

En 1954, Darrel Huff publicó: “Cómo mentir con estadísticas”, un libro que desmitifica la aparente sobriedad de los números. Su libro es un manual sobre la manera en que se manipula la composición de las estadísticas; cómo la metodología, el tipo de muestra, el campo y demás elementos, incluida la publicación y presentación, pueden ser empleadas para engañar. “El lenguaje secreto de las estadísticas, tan atrayente a una cultura que se basa en los hechos, se emplea para causar sensación, deformar, confundir y simplificar en demasía”, escribe Huff, y más adelante dice: “Una estadística bien presentada engaña, pero no revela la fuente del engaño”. Y ese engaño, en muchas ocasiones para desprestigiar de manera intencional o producto de una falta absoluta de profesionalismo al exponer los datos, ocurre demasiado a menudo.

Como dice Huff: “Los promedios y las relaciones, las tendencias y los gráficos no son siempre lo que parecen. Puede haber más de lo que se ve a simple vista y puede haber mucho menos”. De modo que, querido lector, le pediré lo mismo de siempre y lo que dije en mi primera columna: haga neurobix, piense, critique y desconfíe.

Contraste, busque siempre más información. Los números nunca son inocentes; las personas que los usan tampoco.

Lee También

Comentarios